Investigadores de la Universidad de Brown descubrieron un tipo de lago de cráter antiguo en Marte de origen glaciar, que podría ilustrar el clima temprano del planeta, se informó hoy a través de un estudio publicado en el Planetary Science Journal.

El equipo de investigación, dirigido por el estudiante de doctorado Ben Boatwright, describe un cráter aún sin nombre con algunas características desconcertantes porque el suelo del cráter tiene evidencia geológica inconfundible de lechos de arroyos y estanques antiguos.

Sin embargo, el artículo también destacó que no hay evidencia de canales de entrada donde el agua podría haber ingresado al cráter desde el exterior ni de que haya actividad de agua subterránea donde podría haber fluido desde abajo.

Los investigadores concluyen que el agua aparece allí, probablemente, a partir del escurrimiento de la corriente de agua que se vierte al rebasar un cauce naturales o artificial de algún glaciar marciano perdido hace mucho tiempo.

"Este es un tipo de sistema hidrológico no reconocido en Marte".

El tipo de lago descripto en este estudio difiere marcadamente de otros lagos de cráteres marcianos, como los de los de Gale y Jezero, donde los vehículos de la NASA están explorando actualmente, reportó la agencia Europa Press.

"Este es un tipo de sistema hidrológico no reconocido en Marte", dijo Boatwright a través de un comunicado, y agregó que "en los sistemas lacustres caracterizados hasta ahora, vemos evidencia de drenaje proveniente del exterior del cráter, rompiendo la pared del mismo y en algunos casos fluyendo hacia el otro lado. Pero eso no es lo que está sucediendo aquí. Todo está sucediendo dentro del cráter, y eso es muy diferente" a lo conocido.

Es importante destacar que Boatwright dice que el cráter proporciona pistas claves sobre el clima temprano de Marte.

Hay pocas dudas de que el clima marciano alguna vez fue más cálido y húmedo que el desierto helado que es hoy el planeta.

Lo que es menos claro, sin embargo, es si Marte tuvo un clima similar al de la Tierra con un flujo continuo de agua durante milenios, o si fue mayormente frío y helado con períodos fugaces de calor y deshielo. Las simulaciones climáticas para Marte sugieren que las temperaturas rara vez alcanzan un máximo por encima del punto de congelación, pero la evidencia geológica de las condiciones frías y heladas ha sido escasa, consideró Boatwright.

Esta nueva evidencia de glaciación antigua podría cambiar eso.

"El escenario frío y helado ha sido en gran parte teórico, algo que surge de los modelos climáticos", dijo el científico, quien agregó que "la evidencia de glaciación ayuda a cerrar la brecha entre la teoría y la observación. Creo que esa es realmente la gran conclusión aquí".

Boatwright pudo trazar los detalles del sistema de lagos del cráter utilizando imágenes de alta resolución tomadas por el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.

Investigaciones posteriores demostraron que este cráter no es el único de su tipo.

En la Conferencia de Ciencia Lunar y Planetaria de este mes, Boatwright presentó una investigación que revela más de 40 cráteres que parecen tener características relacionadas.

Se cree que estos nuevos hallazgos podrían ser fundamentales para comprender el clima de los primeros años de Marte. (Télam)