La vacuna Candid #1 contra la Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA), una enfermedad viral grave que se transmite a través de un roedor silvestre y afecta principalmente a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa, se volvió a producir este año tras haber sido discontinuada en 2018, lo que fue celebrado por autoridades del Instituto Anlis-Malbrán.

"La vacuna contra la Fiebre Hemorrágica es para nosotros un logro enorme porque el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (INEI) Julio Maiztegui es el único productor, ya que la enfermedad solo existe en la Argentina. Si nosotros no producimos esa vacuna, nadie lo va hacer, por lo que es un deber del Estado", dijo a Télam el director del Anlis-Malbrán, Pascual Fidelio, durante una recorrida por el organismo.

En tanto, para la directora del Instituto Maiztegui, Marita Conti, volver a producir la vacuna fue "de vital importancia" porque "se encuentra incorporada en nuestro Calendario Nacional de Inmunizaciones para la zona endémica desde el año 2007".

"Producir la Candid #1 es retomar una senda histórica por la ciencia, la investigación, la salud pública. Es priorizar la vida de nuestra población expuesta", comentó la médica.

La investigación respecto a las vacunas tuvo un "enorme foco y notoriedad en la pandemia" y a su vez "demostró la gran importancia de las mismas para la protección ante enfermedades de alta letalidad", destacó Conti.

Además, el Instituto Maiztegui formó parte de la red diagnóstica para la Región Sanitaria IV (en la ciudad bonaerense de Pergamino) con los estudios de PCR-RT, para luego incorporarse a la Red Nacional de Vigilancia Genómica con la adquisición de un secuenciador de última generación.

Click to enlarge
A fallback.

"Eso permitió potenciar capacidades institucionales y dar respuestas en salud pública de enorme trascendencia para las autoridades en este proceso pandémico", concluyó Conti.

(Télam)