La inscripción oficial del misoprostol LIF, producido por el estado santafecino, en la lista de especialidades medicinales, permitirá que se distribuya en todo el país, lo que es "un avance" en las políticas públicas "para garantizar" el derecho de las mujeres, que podrán acceder a la medicación recomendada por la Organización Mundial de la Salud para realizar interrupciones de embarazos, dijo hoy una de las directivas del laboratorio público.

En diálogo con Télam, Elida Formente, directora del Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF) de Santa Fe, celebró la aprobación del medicamento, en su presentación para uso vaginal, por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

Con la decisión oficial conocida ayer, "el laboratorio público va a contribuir al acceso al medicamento a mejor costo, para que el Estado garantice los derechos, el derecho a la salud de las mujeres y para que se implemente la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)", dijo la profesional.

LIF es el único establecimiento en el país que lo fabrica dentro de la órbita estatal y con la habilitación de Anmat está en condiciones de proveerlo al sistema público de salud nacional.

Conocida la noticia, la subsecretaria de Medicamentos del Ministerio de Salud de Nación, Sonia Tarragona, confirmó hoy a Télam que van "a comprar a LIF para distribuir en todo el país. Sin perjuicio de ello, cada provincia podrá comprar si quiere".

Al ser un laboratorio estatal, la distribución del misoprostol es gratuito en Santa Fe.

"El año pasado se hizo un convenio extraordinario entre los ministerio de Salud de Santa Fe y de provincia de Buenos Aires y le proveímos de misoprotol. Ahora, con el registro en Anmat podemos avanzar con las compras que pueda hacer Nación y las distintas provincias", explicó Formente.

En el país, a partir del 2018, el laboratorio Domínguez comenzó a producir misoprostol para su venta en farmacias con el nombre de Misop 200, en tanto el Oxaprost es producción de Laboratorios Betay.

Según el Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol (MISObservatorio), el Misop 200 se vende a $6.265 y el Misop200 a $.10.483, en base a registros de enero de este año.

Sobre el costo, la directiva de LIF confirmó que el medicamento elaborado en el ámbito estatal "estará por debajo de la mitad del privado".

Asimismo, aseguró que el laboratorio "tiene la capacidad para responder a la demanda que surgirá a partir de ahora".

La aprobación de Anmat es para la presentación para uso vaginal del medicamento, y está en trámite la incorporación oficial de la píldora que también fabrica LIF.

"Esta decisión de Anmat es un avance en salud publica porque da una solución concreta a un problema real, en el marco del control y la seguridad en la producción y el abastecimiento del medicamento", valoró Formente.

Señaló además que "hay provincias que tienen situaciones muy difíciles en cuanto a acceso a misoprostol. Hay mujeres que no acceden por el costo, por vergüenza. Ahora esto se revertirá con esta política pública".

La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta opinó al respecto en su cuenta de Twitter.

"La aprobación de la Anamt al misoprostol de producción pública hará posible el acceso de más personas a la IVE y constituye un hito en materia de soberanía sanitaria. Estamos dando pasos trascendentales para que todas, todes y todos vivamos en una Argentina más justa", escribió la funcionaria nacional.

Sobre la provisión oficial del medicamento a nivel nacional, desde la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva informaron a Télam que en el año 2020 compraron 35.000 tratamientos de misoprostol de 200 mg., de los cuales 19.000 fueron compra nacional y 16.000 tratamientos a través del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

Para este año, se incorporó al plan anual de compras más del doble de lo previsto en 2020, es decir 80.000 tratamientos.

A a su vez, las jurisdicciones provinciales también se abastecen de misoprostol desde los ministerios o mediante compras directas de hospitales.

Algunos ejemplos de provincias que compran misoprostol son Ciudad de Buenos, Aires, provincia de Buenos Aires y La Pampa.

La medicación se distribuye mediante el programa Remediar a los programas y direcciones provinciales de Salud Sexual y Reproductiva y a centros de salud que requieren su envío en forma directa.

Para incluir ahora el LIF en estas compras estatales "se está trabajando con el laboratorio público de Santa Fe, analizando la demanda, en el marco de la aplicación de la ley IVE", compartió Tarragona.

(Télam)