Una caravana de remiseros, desde el centro de El Calafate hasta el ingreso al aeropuerto, despidió hoy los restos del chofer que murió el domingo en un incidente vial por el que está detenido el piloto del TC 2000 Cristóbal Riestra, a quien la justicia negó la excarcelación hasta resolver su situación procesal.

La caravana partió desde la sala velatoria y transitó la avenida principal de la villa turística de Santa Cruz, con bocinazos y pancartas con el pedido de justicia por Paulo Cabello (48), según la transmisión en vivo de Señal Calafate.

El auto que trasladaba el féretro se detuvo en el ingreso al aeropuerto internacional de la villa turística, donde los choferes descendieron de sus móviles para despedir a su compañero, que era trasladado por su familia a Venado Tuerto, Santa Fe, de donde era oriundo.

El juez penal Carlos Narvarte le negó ayer la excarcelación a Riestra (21), que compite en la Clase 3 del Turismo Pista, tras la presentación que hizo el martes cuando fue llevado a indagatoria, aunque se negó a declarar.

"Sigue detenido hasta que el juez resuelva su situación procesal", explicaron a Télam fuentes judiciales.

El juez Narvarte dijo a Señal Calafate que consideró "además de la gravedad del hecho, que todavía faltan incorporar elementos a la causa, pericias como la alcoholemia".

"Además entendí que podría entorpecer la investigación y presionar a los testigos que venían con él", agregó, por los tres acompañantes de la camioneta que conducía Riestra.

El piloto permanecía detenido en la Comisaría 1° de El Calafate imputado por el delito de homicidio culposo, tras el choque ocurrido en la esquina de Julio Argentino Roca y Casimiro Biguá, en el que murió Cabello.

Narvarte dijo que Riestra también pidió ser visitado por su madre, que viajó desde Río Gallegos de donde es oriunda la familia, y que con su autorización pudo verla.

Cabello conducía un automóvil Volkswagen Suran que pasadas las 4,30 del domingo terminó contra un poste de alumbrado público, mientras que la camioneta VW Amarok que conducía Riestra terminó a varios metros de la esquina donde chocó.

Cabello residía en El Calafate desde hace cinco años y estaba realizando viajes nocturnos -aunque no lo hacía habitualmente- para ahorrar y retornar en septiembre a su ciudad natal adonde su pareja, Karina Muñoz, había regresado hacía unos meses, según contó la mujer a Señal Calafate. (Télam)