El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, consideró hoy que la vacuna contra el coronavirus no termina con la devastación social y económica causada por la pandemia a nivel mundial, y llamó a aumentar la cooperación internacional al inaugurar una cumbre virtual sobre esa enfermedad.

"Las vacunas estarán disponibles en las próximas semanas y meses, pero no nos engañemos, una vacuna no puede deshacer el daño que se extenderá durante años, incluso décadas", afirmó el titular de las Naciones Unidas durante una sesión especial de la Asamblea General, en la que participan líderes de 141 países.

"La extrema pobreza está creciendo; la amenaza de una hambruna acecha. Enfrentamos la mayor recesión mundial en ocho décadas", advirtió.

Guterres puso de relieve los esfuerzos de la ONU para entregar suministros médicos durante la pandemia en 172 países, y destacó el trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir la mortalidad y desarrollar una vacuna, diagnósticos y tratamientos "disponibles para todos".

"He llamado en repetidas ocasiones a que la vacuna del Covid-19 sea un bien público mundial disponible para todos, en todos los sitios", subrayó Guterres, consignó la agencia de noticias AFP.

Esto se hará a través del "Acelerador ACT", una iniciativa de colaboración mundial para acelerar la producción y el acceso equitativo a las vacunas, y de la plataforma COVAX que busca democratizar el acceso y a la cual se han sumado 180 países, indicó.

Las excepciones son Estados Unidos, que estuvo al frente de la investigación y donde el presidente saliente Donald Trump quiere vacunar primero a los estadounidenses y anunció su salida de la OMS; y Rusia, que ha develado su propia vacuna, aunque algunos son escépticos sobre su eficacia.

Guterres advirtió que aún existe una brecha financiera de 28.000 millones de dólares para conseguir estos objetivos, incluidos 4.300 millones que se necesitan con urgencia en los dos próximos meses, y llamó a los países a incrementar sus donaciones.

El titular de la ONU subrayó que los esfuerzos realizados para ayudar a los países en desarrollo durante la pandemia "son totalmente insuficientes", y llamó nuevamente a adoptar un paquete de ayuda global equivalente a un 10% del PIB mundial y a aliviar la deuda de los países que lo necesiten durante la crisis.

"Muchos países de ingresos bajos y medios necesitan apoyo inmediato para evitar una crisis de liquidez. Están siendo obligados a elegir entre suministrar servicios básicos a su pueblo, o pagar sus deudas", señaló.

Guterres sostuvo que aguarda que las iniciativas de deuda del G20 sean ampliadas para incluir a todas las economías en desarrollo vulnerables, incluidas las de países de ingresos medios, que necesitan alivio.

Está previsto que 141 líderes mundiales o sus representantes participen hoy en la cumbre, con un discurso pregrabado de cinco minutos cada uno.

Si bien los presidentes de Rusia, Estados Unidos y China no participarán, pero serán representados por ministros. (Télam)