El coordinador nacional de Salud de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Rodolfo Arrechea, señaló que las Unidades de Terapia Intensiva de los hospitales Bernardino Rivadavia y Dr. Juan Fernández, ambos administrados por el gobierno porteño, alcanzaron el "100 por ciento de ocupación y se encuentran saturadas", al tiempo que advirtió que en el segundo hospital "se pasó a utilizar las camas de la guardia como terapia intensiva y la situación es realmente preocupante".

En diálogo con Télam Radio, Arrechea, quien manifestó el acuerdo de su gremio a la suspensión de la presencialidad escolar en el AMBA dispuesta por la Casa Rosada, dijo que el Hospital Bernardino Rivadavia tiene "la totalidad de la terapia intensiva ocupada. Las cinco camas de la Unidad Coronaria están utilizándose como terapia intensiva, el shockroom también (está) ocupado y fueron agregadas camas de la guardia" para la atención de pacientes graves que contrajeron Covid-19.

"De cada 10 camas de la terapia -del Hospital Bernardino Rivadavia, consignó el dirigente de ATE-, ocho tienen pacientes con respiradores, (cuyo) promedio de edad es de 50 años. En la Guardia, las camas que se están destinando como terapia tienen pacientes con un promedio de edad de 40 años".

Tras calificar como "realmente muy preocupante" la situación sanitaria en el sistema público porteño, Arrechea aseguró que "se incrementó la atención en la Unidad Febril (del Hospital Bernardino Rivadavia), con un agravante: en el día de hoy tenemos contagios entre su personal de todos los turnos. En los últimos 30 días, hizo 5.600 hisopados y está entre los tres primeros (centros de salud) en cantidad de hisopados diarios", en los cuales "la positividad aumentó increíblemente, de un 30 a 35 por ciento hoy supera el 50 por ciento".

En lo que refiere al Hospital Dr. Juan A. Fernández, de acuerdo con Arrechea, "la terapia intensiva, que hace 10 días tenía sus 25 camas ocupadas y tenían que ocupar las camas del Shockroom como terapia, con el 100 por ciento de ellas ocupadas, fue extendida la cantidad de camas de terapia a 40 y quedan cuatro libres".

"En el día de ayer, las camas de terapia intensiva del (hospital) Fernández están todas saturadas y la guardia pasó a utilizar las camas de la guardia como terapia intensiva y la situación es realmente preocupante", aseveró el gremialista, quien dijo a Télam Radio que en el Hospital J. M. Ramos Mejía "más del 92 por ciento de las camas de la Unidad de Terapia Intensiva están ocupadas".

"En el Hospital (Dr. Carlos) Durand, la situación es igual o peor. La fortaleza del sistema de hospitales de la Ciudad Buenos Aires radica en que se trabaja en red, pero también sabemos que en el sistema privado tenemos un número importante de clínicas y sanatorios en las que que sus terapias intensivas están al 100 por ciento de ocupación, como pasa con el caso más emblemático, el Sanatorio Güemes, donde el 80 por ciento de los internados en terapia están con respiradores", dijo Arrechea.

En otro pasaje de la entrevita, el coordinador del área de Salud de ATE se pronunció a favor de la suspensión durante dos semanas de la escolaridad presencial en el Área Metropolitana Buenos Aires, dispuesta por el presidente Alberto Fernández.

"Nosotros (por ATE) lo veníamos planteando -señaló Arrechea-: la apertura (de la presencialidad escolar) puso un recargo sobre el transporte público de 1.000.000 de personas, lo que terminó provocando, no como única causa, el aumento exponencial de los casos en la Ciudad Buenos Aires, que, en las últimas semanas, tiene un promedio de 3.000 contagios por día. La mayor cantidad de contagios cada 100.000 habitantes lo tiene la Ciudad, y si bien apoyamos la apertura de la escolaridad, creemos que el jefe de Gobierno porteño (Horacio Rodríguez Larreta) tendría que haber escuchado lo que todo el equipo docente, los especialistas y el gobierno nacional planteaban".

Esta mañana, el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, admitió que hay terapias intensivas dentro del sector privado "que están arriba del 95 por ciento de ocupación". (Télam)