La Policía de la Ciudad de Buenos Aires desbarató una fiesta clandestina que se desarrollaba en el Barrio Chino, en una propiedad que violaba dos clausuras previas por infringir la normativa que rige sobre la actividad nocturna en bares y locales gastronómicos, se informó hoy oficialmente.

Fuentes de la Policía de la Ciudad informaron que se imputó al responsable del lugar, un hombre de 40 años de nacionalidad china, por violación de clausura y se notificaron a otras 24 personas que participaban de la fiesta.

El procedimiento fue realizado por efectivos de la Comisaría Vecinal 13 A de la Policía de la Ciudad, Brigada de Comuna 13 e inspectores de la Agencia Gubernamental de Control (AGC).

A raíz de llamadas al 911, los oficiales se desplazaron a un local en la calle Olazábal al 1600, en el barrio de Belgrano, que ya contaba con antecedentes por haber organizado fiestas clandestinas.

Los efectivos verificaron que en el lugar había fajas rotas de clausura por infringir la normativa que impide la concentración de personas en locales bailables para evitar los contagios por coronavirus.

La Policía dejó instalada una consigna e identificó a dos personas de nacionalidad china que salían de la propiedad.

Al consultar con la Fiscalía Contravencional Número 2, a cargo del doctor Brotto y ante la Secretaría del doctor Grassi, se dispuso ingresar al local donde se constató que se estaba desarrollando una fiesta clandestina con 24 personas (23 mayores de edad y una menor), se identificaron a todos los ocupantes y la Fiscalía dispuso que se clausure el lugar y dio aviso a la AGC para colocar una nueva faja.

En cuanto a la propiedad, ya había sido clausurada por primera el 25 de octubre de 2020 y el 14 de febrero pasado. (Télam)