La Policía de Entre Ríos desarticuló este domingo por la madrugada una fiesta clandestina con más de 800 personas en Concepción del Uruguay y otra con más de 200, violando el decreto presidencial que las prohíbe para evitar contagios por coronavirus, informó hoy esa fuerza de seguridad.

El evento de mayor magnitud, que no está permitido en Entre Ríos, se desarrollaba en una finca ubicada sobre la autovía Artigas, cerca de las termas locales y de la estación de servicios conocida como "La Chamarrita".

Tras una denuncia por ruidos molestos y gran movimiento de personas, personal policial de la Jefatura Departamental Uruguay arribó al lugar y constató que se estaba desarrollando un evento sin la habilitación correspondiente, ni cumpliendo los protocolos.

Por ello, fueron identificados los propietarios del lugar y unas 800 personas, que quedaron notificadas y a disposición de la fiscalía de turno, al haber violado el decreto vigente de emergencia sanitaria que dispone restricciones por la pandemia.

Por otra parte, personal policial también intervino en una fiesta clandestina que se estaba desarrollando en una vivienda ubicada sobre calle Pablo Lorenz y la ex ruta provincial 42, en la zona de Villa Las Lomas Norte de Concepción del Uruguay

Allí fueron identificadas más de 200 personas, y además del evento clandestino, también se identificó a la dueña de la casa por vender bebidas alcohólicas sin estar habilitado.

En tanto, un hombre de 41 años de la localidad entrerriana de Villa San Justo comenzó a gritar y arrojó un vaso al jefe de la Comisaría tercera de Concepción del Uruguay, hiriéndolo en la cabeza.

Por ese motivo, el fiscal Juan Pablo Gile ordenó su detención y traslado a la Alcaidía de la Comisaría Primera, por resistencia a la autoridad y lesiones.

Además de la Policía local, también trabajó en los lugares personal de la División de Criminalística policial, y de Tránsito municipal. (Télam)