Una fiesta clandestina que se realizaba esta madrugada en el departamento de Godoy Cruz, cercano a la capital mendocina, fue desactivada por la policía, informaron hoy fuentes de la fuerza, que agregaron que en el lugar se encontraban más de cien personas, la mayoría de ellos menores de edad.

Además en el departamento de Las Heras, al norte de la capital, otra celebración ilegal con más de 20 personas también fue desactivada, añadieron las fuentes.

La primera de las reuniones se desarrollaba en un domicilio ubicado en Mariano Moreno al 900 de Godoy Cruz cuando alrededor de la 1.20 personal policial que patrullaba la zona constató que estaban realizando una fiesta prohibida durante la alerta sanitaria.

Las personas participantes en el evento empezaron a fugarse por los techos aledaños al advertir la presencia policial, añadieron las fuentes.

Personal de Diversión Nocturna trabajó en el lugar y más de 20 menores fueron trasladados en calidad de guarda a la subcomisaría Benegas y entregados a sus padres, mientras que el resto, aproximadamente entre 80 y 100, debieron aguardar en el lugar del hecho, según lo precisado por el Ministerio de Seguridad.

En tanto, a los 35 mayores de edad se los identificó por sistema biométrico y la propietaria del domicilio, de 47 años, será citada por la fiscal interviniente en la causa.

Horas después la Policía desactivó otro encuentro ilegal con más de 29 personas en el departamento de Las Heras, donde uno de los invitados fue detenido tras intentar huir en una moto y chocar con dos vehículos.

La fiesta fue detectada por efectivos que circulaban por Mariano Moreno al 1.100.

El propietario de la vivienda, de 26 años, y los 28 participantes de la fiesta clandestina serán procesados por la Oficina Fiscal actuante por infracción al artículo 205 del Código Penal, añadieron las fuentes. (Télam)