La Policía de Córdoba desactivó esta madrugada una fiesta clandestina con más de 300 asistentes en una casa del barrio Argüello, en la capital provincial, informaron fuentes de la fuerza.

El episodio ocurrió pasada la 1.30, cuando los uniformados arribaron a un domicilio particular de la calle Mogrovejo al 8.100, tras la denuncia de vecinos, añadieron a Télam las fuentes.

Allí disuadieron a los presentes y labraron el acta correspondiente al propietario de la vivienda por la infracción.

En la provincia de Córdoba están permitidas reuniones sociales y familiares solo de hasta 10 personas.

En la madrugada del sábado la Policía había interrumpido otros siete eventos no autorizados: tres en la capital, el más importante en barrio Estación Flores con más 110 participantes, en barrio Güemes, donde en Corro al 1.100 había 56 jóvenes compartiendo una reunión y en barrio General Paz en Lituania al 2400, donde eran 50 personas las presentes.

En el interior se desactivaron reuniones en Estación General Paz, Colonia Caroya y Villa María. (Télam)