Una nena de 9 se encuentra en terapia intensiva al dejar de recibir los medicamentos que debía brindarle una obra social para asegurar su tratamiento por fibrosis quística, según denunció su familia al encabezar este mediodía en Rosario una manifestación junto a vecinos.

La protesta se llevó a cabo en Presidente Roca al 1400, donde se ubica la Obra Social de Agentes de Lotería y Afines de la República Argentina (Osalara).

Allí familiares de Mía, una niña de nueve años que fue diagnosticada con fibrosis quística, se manifestaron junto a vecinos y explicaron el delicado estado de salud de la menor, que "fue decayendo y ahora la está peleando en terapia intensiva minuto a minuto", dijeron.

Oscar, padre de Mía, señaló a Canal 3 Rosario que reciben "dos partes médicos en el día, pero destruyeron una familia por una burocracia".

Sobre la enfermedad, se sabe que es hereditaria provocada por un funcionamiento deficiente de las glándulas exocrinas y que se caracteriza por presentar signos de enfermedad pulmonar crónica y disfunción del páncreas.

Respecto a los últimos estudios que se le realizaron a Mía, Oscar dijo que "el pulmón de mi hija no da más, y se está dañando hígado. Me toca verla entubada en una cama, dormida".

Click to enlarge
A fallback.

Al mismo tiempo el hombre asegura que la razón por la que la obra social dejó de otorgar la medicación fue por una solicitud a la familia para que presente "un estudio genético", que ellos aseguran haber presentado.

"Nos piden que presentemos un estudio genético, y el estudio está guardado hace nueve meses en una carpeta cajoneada", afirmó.

A su vez, el hombre agradeció las donaciones que recibió durante los últimos meses de personas de distintos puntos del país, que aportaron lo necesario para que Mía continúe su tratamiento.

Pese a esto, el hombre remarcó que "se dejó pasar mucho tiempo. Con el apoyo de la gente llegamos a la medicación, pero ahora no la puede tomar porque está en terapia intensiva, dejaron pasar mucho tiempo".

Además, Oscar pidió dejar constancia de que la sede de Osalara quedó intacta, y que los directivos "no dieron respuestas" a los manifestantes. (Télam)