A diario se conocen números de contagios cada vez más altos en Argentina, sin embargo, en simultáneo, avanza la campaña de vacunación en todo el mundo, y nuestro país no es la excepción a ello.

Paulatinamente, cada vez son más los vacunados según las condiciones impuestas por el Ministerio de Salud para dar una prioridad en la inoculación, pero a la vez también crece el número de personas que transitaron por la enfermedad.

Una de las preguntas más frecuentes que surgen, al tener estos dos factores en cuenta, es si aquellas personas que ya tuvieron coronavirus deben o no recibir las vacunas desarrolladas hasta el momento para combatir la enfermedad.

“La vacunación contra el coronavirus puede realizarse independientemente de los antecedentes de infección sintomática o asintomática por SARS-CoV-2”.

Además, se preguntan cuánto se debe esperar después de padecerlo, para recibir la inoculación. Cabe destacar que aún la comunidad científica se encuentra indagando y realizando investigaciones que le permitan conocer sobre la inmunidad frente a este virus, pero algunos indicios podrían colaborar a la hora de dar respuesta a tantas dudas.

Desde la Organización Panamericana de la Salud (OPS) afirmaron que “la vacunación contra el coronavirus puede realizarse independientemente de los antecedentes de infección sintomática o asintomática por SARS-CoV-2”.

Es decir, inocularse contra la enfermedad colabora en la inmunización frente al virus, ya sea como primera barrera, si es que no tuviste la enfermedad, o como refuerzo de los que ya la tuvieron.

Por su parte, el director ejecutivo del Centro de Acceso Internacional a Vacunas de la Universidad Johns Hopkins de EE.UU., William Moss, explicó que aplicarse alguna de las vacunas autorizadas es mejor que la generada por el cuerpo mismo tras la enfermedad, debido a que "el grado y la duración de la protección" es más certero con la inoculación.

“Lo que se demostró es un efecto tipo refuerzo en aquellos individuos que ya tuvieron la enfermedad y tienen anticuerpos neutralizantes detectados (hay recordar que no todos los infectados tienen esos anticuerpos detectados). Cuando son vacunados, hay un gran aumento de los títulos de esos anticuerpos”, señaló, por su parte, el infectólogo José David Urbaez Brito, titular de la Sociedad de Infectología del Distrito Federal de Brasil.

Frente a la consulta sobre cuánto debemos esperar para colocarnos la vacuna, si es que tuvimos Covid-19, la OPS aconsejó que sea luego de una recuperación de la enfermedad, superado el tiempo de aislamiento y con una notoria mejoría en el estado de la salud.

Según el organismo internacional, "no hay datos que respalden una recomendación de un intervalo mínimo entre el inicio de los síntomas y la vacunación". Sin embargo, el científico Moss afirmó, en base a investigaciones, que “una persona debe esperar al menos 14 días después de que desaparezcan los síntomas antes de vacunarse”.

Mientras que, aquellos que hayan recibido tratamiento, por el agravamiento del cuadro, con plasma o anticuerpos monoclonales, "debe esperar 90 días antes de ser inmunizada"