En un hospital de Campo Grande en el estado de Mato Grosso del Sur (Brasil) un hombre de 52 años, bombero de profesión, reveló a su esposa de 48 años su infidelidad minutos antes de que fuera intubado a causa de las complicaciones por Covid-19.

Ambos mantenían un matrimonio desde hace 20 años e incluso tienen una hija. Pero la pareja llegó a su fin cuando el hombre contrajo coronavirus y su situación empezó a agravarse. Llamó a la esposa desde un centro de salud privado, diciendo que lo iban a internar pero que ella no se preocupara en ir, porque se sentía bien.

La mujer de todas formas viajó hasta la clínica y se llevó una gran sorpresa cuando al preguntar por él, le informaron que estaba en sala “acompañado de su novia”, y descubrió que era una amiga de ambos.

Minutos antes de ser intubado, el bombero el hombre le confesó que mantenía una doble vida y le manifestó: “A partir de hoy, ella se encargará de mis cosas. Puedes irte”.

Estupefacta y creyendo que la amante se había quedado con las pertenencias de su esposo, acudió a la Policía para registrar el caso como preservación de hecho.

Sin embargo, la nueva pareja del hombre negó tener documentos del paciente y detalló a la prensa nacional: “Todos sus documentos se quedaron con su hija mayor, no hay nada conmigo. No sé porque está haciendo esto en un momento tan difícil para la familia”