Una mamá encontró a su primogénita perdida, en la boda de su otro hijo. Así sucedió el pasado 31 de marzo en la ciudad china de Suzhou, según difundió el periódico Oriental Daily News.

Durante el evento, la mujer vio en la mano de su futura nuera una mancha de nacimiento idéntica a la que tenía su primera hija al momento de desaparecer 20 años atrás, cuando era muy pequeña.

Inmediatamente fue a hablar con sus consuegros y descubrió que efectivamente era adoptada luego de haber sido encontrada a muy temprana edad, caminando perdida por una carretera.

Vio en la mano de su futura nuera una mancha de nacimiento idéntica a la que tenía su primera hija

El desenlace de esta increíble historia de vida, que supera toda ficción, parecía que iba a truncar el de la historia de amor que estaba a punto de sellarse. Pero afortunadamente, resultó ser que el hijo de la madre más feliz del mundo, también era adoptado.

La noticia debe haber sido un alivio instantáneo para ambas familias, quizás preocupadas ante el riesgo de que en un futuro sus nietos padecieran algún tipo de enfermedad hereditaria relacionada a la extraña cruza de genes