Una enfermera del centro de vacunación del distrito de Frisia, en el noroeste de Alemania, admitió haber reemplazado la vacuna contra el Covid-19 rellenando jeringas con una solución salina, tras caerse al suelo un frasco de la Pfizer/Biontech y perder el líquido de su interior.

En vez de avisar al resto del personal médico, la enfermera de 40 años trató de disimular lo ocurrido reemplazando el contenido del frasco con suero fisiológico, equivalente a 6 dosis.

Según fuentes policiales, “la mujer dijo que el motivo de su acción era evitar tener que informar a alguien sobre el frasco que se le había caído”.

La mujer quiso “evitar tener que informar a alguien sobre el frasco que se le había caído”

Las autoridades del distrito inmediatamente tuvieron que ponerse en contacto con las personas que podrían haberse visto afectadas, e informaron a todos los que fueron ese día a vacunarse que tendrán que someterse a pruebas de anticuerpos para determinar quienes tienen que ser vacunados.

Las 200 personas que fueron el miércoles pasado al centro de salud, tendrán que regresar el 5 de mayo para determinar quién efectivamente recibió la vacuna de Pfizer/Biontech y quiénes fueron las 6 personas inoculadas con solución salina, una sustancia que por suerte no representa ningún riesgo para la salud