La Legislatura de Misiones sancionó una ley por la cual el Estado brindará acogimiento familiar alternativo a aquellos niños y adolescentes que se encuentren privados de los cuidados parentales o contención familiar, por haber quedados huérfanos o tener a sus padres en situación de encierro, en cárceles o institutos psiquiátricos.

Así lo informó hoy la Legislatura al señalar que la norma fue sancionada ayer y surgió de la unificación de iniciativas presentadas por la diputada Silvia Rojas y el diputado Hugo Passalacqua, y otros cuatro exlegisladores.

Los diputados también definieron en la ley que el sistema de

Acogimiento Familiar Alternativo "debe ser limitado en el tiempo" para acompañar el proceso de desinstitucionalización, sin crear parentesco entre la familia de acogimiento y las personas que son recibidas.

Gracias a este nuevo programa, "los beneficiarios podrán recibir afecto, integrarse a una vida familiar y sus derechos serán protegidos por matrimonios, uniones convivenciales o personas individuales debidamente evaluadas, formadas, inscriptas y seleccionadas", añadió un comunicado parlamentario.

Según la norma, quienes aspiren a participar del programa deberán inscribirse en el Registro único de Familias Aspirantes al Acogimiento Familiar Alternativo y tener domicilio en la provincia con una residencia anterior de dos años, más de 25 años de edad y una diferencia mínima de 15 años respecto de la persona a recibir.

Además, tendrán que presentar certificados penales, ya que no pueden inscribirse quienes tengan condena por delitos dolosos, medida cautelar vigente, privación o suspensión de la responsabilidad parental y remoción de la tutela por mal desempeño.

Los principios por los cuales se rige el acogimiento familiar alternativo son, entre otros, "el interés superior de los sujetos que transitan la niñez y adolescencia; el resguardo de sus derechos a ser oídos y que su opinión sea tenida en cuenta de acuerdo a su edad y grado de madurez; y la preservación de los derechos a la convivencia familiar y comunitaria, a la identidad, integridad e intimidad", explicó la Legislatura.

Para inscribirse en el Registro, los interesados también deberán presentar certificados de libre deuda alimentaria; de aptitud psicofísica; declaración jurada de ingresos; acreditar residencia en vivienda propia o en locación; realizar las actividades de capacitación que se establezcan y presentar acuerdo de aceptación de ingreso al sistema, suscripto por los miembros del grupo familiar.

La diputada Silvia Rojas, autora del proyecto, explicó que la ley "busca procurar al menor que está en una situación de riesgo o de desamparo, el desarrollo y la protección integral en el seno de una familia que no es la suya, en la que participará y se integrará plenamente, y que le ofrecerá un ambiente familiar afectivo y positivo para su desarrollo". (Télam)