La llegada de la primavera trae aparejada la aparición de muchas alergias estacionales como la polinosis, que podrían confundirse con el coronavirus si no se tienen en cuenta las particularidades de cada una de ellas.

En ese sentido, según lo develado por la médica especialista en alergias e inmunología clínica Raquel Mercedes Rodríguez, “la alergia estacional, también conocida como polinosis, es la que aparece sólo durante ciertas épocas del año".

La misma, se da "por la exposición a sustancias suspendidas en el aire, como los pólenes", por ello "su temporada se extiende desde el inicio de la primavera hasta el final del otoño". Además, este tipo de patologías suele presentarse en la infancia o adolescencia, y tiene tendencia a desarrollarse por predisposición genética, en la mayoría de los casos.

“En la alergia estacional se presentan principalmente los estornudos, la picazón de la nariz y los ojos, la secreción nasal acuosa y la obstrucción nasal asociada a tos y dificultad para respirar en pacientes con asma bronquial que pueden desencadenarse por la exposición al polen de los árboles o del pasto”.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que los síntomas de la polinosis y los del coronavirus son similares. Mientras que, en el coronavirus, los síntomas tienen que ver con la pérdida del gusto y el olfato, la fiebre, el dolor de garganta, vómitos, diarrea y los dolores corporales, “en la alergia estacional se presentan principalmente los estornudos, la picazón de la nariz y los ojos, la secreción nasal acuosa y la obstrucción nasal asociada a tos y dificultad para respirar en pacientes con asma bronquial que pueden desencadenarse por la exposición al polen de los árboles o del pasto”, según detalla la especialista.

En ese sentido, Rodríguez también alertó por la aparición de otras alergias de la época, como rinitis alérgica, que puede afectar a la vida cotidiana de quien la padece.

La rinitis "es la inflamación de la mucosa que reviste la nariz, manifestándose con secreción acuosa, estornudos, obstrucción nasal y picazón de nariz, paladar y parte posterior de garganta", señala la médica.

"Algunas personas pueden asociar además, conjuntivitis alérgica presentando síntomas oculares como picazón de ojos, lagrimeo, congestión ocular e incluso edema de párpados. La presencia de tos y sibilancias bronquiales hace sospechar su asociación con el asma alérgico", sentenció la alergista, que sumó que para combatirla es necesario acudir a un profesional de la salud que adecúe el tratamiento según cada cuadro