Una nena de 2 años que se encontraba encerrada, estaba sola y lloraba fue rescatada por la Policía en la ciudad cordobesa de Río Segundo. Fuentes policiales informaron que el hecho se produjo el domingo a las 4:00 de la madrugaba cuando los gritos de la pequeña fueron escuchados por una vecinas en un domicilio ubicado en la calle Julio Argentino Roca, entre Gran Chaco y Bolivia.

La mujer atendió a la nena desesperada y al no tener respuesta por parte de alguna persona mayor de edad en esa casa llamó a la línea de emergencia. Efectivos policiales arribaron al lugar y forzaron el candado de una puerta de rejas que cubre el acceso principal y la cerradura de la puerta de chapa para lograr el ingreso al comedor.

Los uniformados encontraron sobre la mesa bebidas alcohólicas a medio consumir y también hielo. En una habitación, estaba la nena llorando y tras constatar que se encontraba sola, el personal femenino contuvo a la pequeña para después llevarla hospital local, con el objetivo de que sea revisada.

En el centro asistencial le realizaron chequeos médicos y se constató que no poseía lesiones físicas. La sargento Luciana Baudino, quien participó del rescate, contó que al llegar y ver la situación comunicó a los superiores que iban a proceder a forzar el ingreso a la casa

"Me dieron el OK y con mis compañeros con lo que se tenía a mano se pudo abrir la reja y pasar al interior", relató la mujer en declaraciones a Cadena 3.

Asimismo, agregó: "Uno como mamá lo siente, más los nervios de ver a la criatura sufrir. En ese momento estaba descalza, con una sola luz prendida en la casa, no sabíamos si había pasado algo en el interior, fue algo que se vive a menudo, pero no tendría que ser así".

Respecto a la menor, reveló: "Estaba asustada en lo oscuro y una como mamá la traté de contener con mis compañeros mediante un juego hasta que logré un vínculo, se dejó vestir y abrigar. Estaba solita en una casa con los riesgos que hay, porque a esa edad con dos añitos se bajaba de la cama y había muchas cosas peligrosas".

El personal actuante logró identificar a la madre, que en un principio habría salido de fiesta y según contó la sargento, por directiva del Senaf de Río segundo quedó a disposición de una hermana de la mujer.

"Sabemos que pasa que mucha gente deja a las criaturas en su casa sola y me conmovió mucho. Más que uno está todo el día pensando los hijos", reflexionó Baudino, quien también es madre de un adolescente de 17 años, un niño con autismo de 6 y una beba de 2 años. GAM/KDV NA