Los ministros de Educación y de Salud de Córdoba, Walter Grahovac y Diego Cardozo, anunciaron que el sistema educativo provincial volverá paulatinamente a la presencialidad plena a partir del próximo lunes, y se permitirá dentro de las aulas un distanciamiento mínimo de 90 centímetros para aquellos establecimientos de menores dimensiones.

Luego de que el Consejo Federal de Educación estableciera nuevos criterios para la presencialidad de los estudiantes en las aulas, la provincia de Córdoba evaluó la situación sanitaria y elaboró el protocolo para avanzar en la posibilidad de que los alumnos regresen a tener clases sin burbujas.

En Córdoba, desde el 9 de agostó comenzó la implementación progresiva de la presencialidad plena de las clases, tanto el ámbito público y privado, sólo en los establecimientos que por matrícula o espacio físico pueden garantizar la plena aplicación del protocolo de prevención del Covid-19.

Grahovac aclaró hoy en rueda de prensa que "desde el lunes 6 de septiembre casi 420 mil alumnos tendrán la posibilidad de tener clases todos los días en la provincia de Córdoba”.

"Este número es muy significativo porque representa el 74 por ciento de la matrícula estatal, cuyo total son 566.793 estudiantes en los niveles inicial, primario y secundario".

"Hoy tenemos 7.029 burbujas en forma alternada. Con el nuevo criterio en bachilleratos o escuelas orientadas va a disminuir a 4.588. Las restantes, vamos a analizar situación por situación para tratar de sumarlas a la presencialidad, pero algunos casos requieren de ingeniería más compleja", expresó Grahovac.

Será una experiencia que permitirá "sostener la presencialidad en 2022 siempre y cuando la situación epidemiológica se mantenga como está", continuó el titular de Educación.

Por su parte, Cardozo anunció que se reforzarán los testeos los domingos, que serán un día "especial" para que los docentes y alumnos se testeen, en los 750 centros que se encuentran distribuidos en la provincia "para saber si son positivos o no".

El ministro de Salud consideró además que "el entorno donde se manejan nuestros niños y adolescentes es un lugar seguro", dado que el 85% de los adultos están vacunados y con eso "se minimiza el riesgo de transmisibilidad".

Grahovac agregó que el próximo sábado 6.000 docentes tendrán turno para completar el esquema, y quedan 9.000 que ya se colocaron la primera dosis, pero no asistieron al segundo turno por diferentes circunstancias; además de “un grupo minúsculo que aún no accedió a ninguna vacuna”. (Télam)