(Por Gabriel Sánchez Sorondo) Fuentes del Ministerio porteño de Educación aseguraron que las prácticas laborales que realizan estudiantes del último año del secundario conllevan la designación de "un referente pedagógico nombrado por la escuela, que puede ser un director, preceptor y un docente que acompañan a los estudiantes durante las prácticas".

"Las prácticas educativas en ámbitos laborales son instancias de aprendizaje dentro de las diversas asignaturas", señaló vía correo electrónico a Télam una fuente del equipo de prensa de la cartera educativa de la Ciudad, para quien tales pasantías "son tenidas en cuenta en el marco del proceso de evaluación realizado por los docentes y a los fines de la acreditación de las respectivas asignaturas".

La fuente consignó que "cada estudiante cuenta con un documento de registro personal, denominado 'agenda para estudiantes', que permite hacer el seguimiento de estas actividades de aproximación al mundo del trabajo y académico. Esta herramienta contempla espacios para que tanto los estudiantes, docentes y entidades o personas involucradas en las prácticas puedan plasmar la información vinculada a los aprendizajes alcanzados en función de los contenidos y capacidades puestos en juego".

En lo que refiere al proceso evaluatorio, el Ministerio de Educación indicó que este es realizado por "el referente pedagógico en conjunto con el docente de las materias de las cuales surge el proyecto que engloba a la práctica educativa".

Sin embargo, desde UTE, el gremio docente más numeroso de la Ciudad, advirtieron que "nuevamente (el jefe de Gobierno) Horacio Rodríguez Larreta y (la ministra de Educación) Soledad Acuña realizan una modificación en la currícula escolar a espaldas de la comunidad educativa y, lo que es peor, violando la ley sancionada por la Ciudad".

"Desde UTE estamos preocupados porque se están rompiendo los objetivos de la currícula escolar", expresó ante Télam Matías Zalduendo, secretario de Derechos Humanos de dicha organización.

"Los estudiantes -aseguró Zalduendo- están preocupados y están iniciando medidas de acción que desde UTE estamos acompañando. Por ejemplo, en el caso de la Escuela Superior de Educación Artística en Danza N° 01 Prof. Nelly Ramicone, que nosotros estamos acompañando. A partir de esas acciones, que incluyeron sentadas, charlas, y otras actividades, el propio ministerio reconoció falencias y suspendió momentáneamente las pasantías en esa escuela".

Consultado por esta agencia sobre el doble rol como proveedora y capacitadora de la Cámara Argentina de Concesionarios de Servicios de Comedores y Refrigerios (Cacyr), el sindicalista dijo: "Para Larreta donde hay un derecho hay un negocio. Por eso, como agravante, para estas pasantías firmaron un convenio con Cacyr, que nuclea a quienes proveen las viandas a las escuelas porteñas, justamente en medio de todas las críticas que están recibiendo esa cámara y el propio gobierno de la Ciudad por la calidad de esas comidas. O sea: benefician con mano de obra gratuita a quienes dan una comida de cuarta, que no es precisamente la que comen los hijos de los funcionarios de la Ciudad. Pero esto, a su vez, como parte del convenio, le va a significar a CACYR, beneficios en las próximas licitaciones para seguir proveyendo a los comedores escolares".

En tanto, desde Ademys, otro de los gremios que nuclea docentes porteños, sostuvieron que "agravado por dos años previos de pandemia, el proyecto (de prácticas laborales) va en contra de lo que anuncia, que es preparar para estudios superiores, incluso para el mundo del trabajo. En estos tiempos de revolución tecnológica nuestros estudiantes no requieren entrenamiento en tareas rutinarias de las tecnologías particulares que emplea una empresa particular, sino formación general que le permita luego adaptabilidad a procesos productivos o de servicios diversos".

"Ademys denunció el carácter inconsulto, improvisado, ajeno a un diseño pedagógico de este proyecto que significa la oferta de mano de obra gratuita y precarizada a las empresas. Presentó su desacuerdo ante el Ministerio de Educación y como en tantos otros temas la ministra (del área Soledad) Acuña no escuchó", dijo Laura Marrone, licenciada en Ciencias de la Educación, exsecretaria de Asuntos Pedagógicos de ese gremio y exlegisladora de CABA por Izquierda Socialista. (Télam)