Efectivos de distintas áreas de la Policía provincial y divisiones de Bomberos Voluntarios retomaron hoy la búsqueda del niño de tres años que desapareció el domingo pasado, cuando salió a jugar con un amigo en la localidad tucumana de Banda del Río Salí y se refuerza la hipótesis de que pudo ser arrastrado por un río de la zona, informaron fuentes policiales.

Los operativos de búsqueda arrancaron a las 7 y continuarán hasta el inicio de la noche, desde Banda del Río Salí hasta Santa Rosa de Leales, con el fin de encontrar rastros del pequeño Brian.

Carlos Valdez, jefe de la Unidad Regional Este señaló en los medios locales que ayer se realizó un "rastrillaje que duró casi cuatro horas, apoyado por el olfato de canes adiestrados y al final del procedimiento una de las perras marcó un aromo a pocos metros de la barraca del Río Salí, donde se había ubicado con anterioridad un rastro" del niño desparecido.

Según los especialistas ese rastro hace suponer que el niño podría haber sido arrastrado por la corriente del río, que tenía un gran caudal en los últimos días a causa de las tormentas registradas, sin embargo, no hay testigos que comprueben esa hipótesis.

Los efectivos recorrieron además la zona cercana a la casa de Brian, ubicada en el Barrio La Milagrosa, e inspeccionaron las casas de vecinos en búsqueda de pistas que permitan determinar la posibilidad de que el menor haya sido retenido en contra de su voluntad, pero los resultados fueron negativos, explicó Valdez.

Brian fue visto por última vez el domingo a la tarde cuando fue en su bicicleta a la casa de otro niño, ubicada a pocos metros de la suya, para jugar.

Según declaró la madre del otro niño, le dijo a Brian que debía volver con su familia ya que ellos debían salir.

La bicicleta apareció en la vivienda de una tía de Brian, quien contó que la dejó ahí y luego se retiró sin decir adonde iba.

(Télam)