La presidenta del Conicet, Ana Franchi, valoró la articulación que debe existir entre ciencia y derechos humanos en el aniversario 35 de la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y destacó que el Consejo "jamás había investigado" lo que sucedió dentro del organismo durante la dictadura cívico militar.

Franchi habló en "Las Jornadas por la Identidad y la Memoria" que se realizaron en Tucumán por el aniversario del BNDG, en el que los participantes del panel destacaron la importancia de que los científicos promueven el compromiso de la investigación con el esclarecimiento de los actos cometidos en la dictadura cívico militar, informó el Conicet.

"La articulación entre ciencia y derechos humanos es fundamental para construir una sociedad más justa e inclusiva”, dijo Franchi quien marcó la importancia de los convenios que el Conicet firmó con el BNDG y Abuelas de Plaza de Mayo.

"El Conicet jamás había investigado sobre lo que sucedió dentro de nuestro organismo durante la dictadura”, dijo Franchi y agregó: “Nunca pedimos perdón por no haber investigado lo sucedido dentro de nuestro propio organismo, y por supuesto, como organismo del Estado, por su complicidad en las políticas de desaparición, asesinato y tortura”.

“Empezamos a investigar y encontramos, dentro del Conicet, a ocho personas que fueron detenidas-desaparecidas. Las reconocimos y recuperamos sus legajos. Esto fue muy importante porque fue comprometer a nuestro organismo en la defensa de los derechos humanos".

Indicó también que encontraron "una lista enorme de exonerados, de personas que abandonaron el lugar de trabajo porque tuvieron que exiliarse”

Por su parte, la directora del BNDG, Mariana Herrera, expresó: "Cuando miro a los jóvenes, veo a los bisnietos de las Abuelas; a esos chicos que, por propia herencia al momento de que se les sustituyó la identidad a sus padres, heredaron esa identidad fraguada"

Por su parte, el director del Centro Científico Tecnológico (CCT) Conicet Tucumán, Atilio Castagnaro, destacó que trabajaron “mucho buscando justicia y buscando también la posibilidad de producir conocimiento para que las leyes de Obediencia debida y Punto final fueran anuladas porque había una lucha entre los técnicos, entre la gente que sabía sobre derecho”.

Durante las jornadas, especialistas del Conicet y del BNDG dieron cuenta en mesas panel y charlas temáticas de la importancia de la provincia de Tucumán en las búsquedas por la identidad y la memoria.

"Esto tanto por su pasado histórico, por las prácticas sociales y genocidas que se emplearon desde 1975 con el Operativo Independencia, como por todo el trabajo que se viene realizando en Tucumán en pos del esclarecimiento de los hechos y la restitución de la identidad", destacó el Conicet. (Télam)