La Cámara Penal 1 de San Luis condenó hoy a un hombre a 30 años de prisión por encontrarlo culpable de los delitos de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la relación de convivencia preexistente con un menor de edad” (dos hechos) y “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el vínculo” (dos hechos) todos en concurso real, en perjuicio de sus hijos biológicos y los de su ex pareja.

El abogado de las víctimas, Héctor Zavala, aseveró en el debate oral que los delitos quedaron comprobados con los testimonios de las víctimas, y las pericias médicas y psicólogicas que demostraron que el hombre abusó de sus dos hijas biológicas y de las dos hijas de su pareja.

En declaraciones a Télam, el letrado añadió que la persona condenada ejercía violencia física y psicológica contra su pareja e hijos, y que existía una situación familiar de sometimiento y sumisión.

El fiscal de Cámara, Maximiliano Bazla Cassina solicitó 30 años de prisión para el acusado "porque se trata de una causa aberrante dónde dos de las hijas eran propias y las otras dos convivientes y los cuatro hechos tenían como denominador común el miedo y la violencia, además de pegarle a su pareja".

La defensora de Niñez, Adolescencia e Incapaces, Eugenia Schmid, sostuvo que los hechos de abuso sexual sucedieron en forma reiterada ante una madre débil, sometida a violencia, temerosa e incapaz de proteger debidamente a sus hijos, que hasta tenía miedo de salir a colgar la ropa en el patio de su casa.

El defensor del acusado, Esteban Sala, solicitó la absolución por el beneficio de la duda y cuestionó los resultados de la totalidad de las pericias.

En el debate estuvieron presentes todas las partes menos el imputado, quien siguió el desarrollo del juicio vía video conferencia desde el Servicio Penitenciario, lugar en el que está alojado desde el 18 de junio de 2018. (Télam)