Un taxista de 75 años fue condenado a la pena de 10 días de arresto efectivo y a 8 meses de inhabilitación por conducir un vehículo en estado de ebriedad, con mayor cantidad de alcohol en sangre del permitido, informaron hoy desde la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas de la Ciudad 38 a cargo del doctor Federico Villaba Díaz que lleva adelante la investigación.

El imputado deberá realizar por el término de 10 meses un tratamiento médico con relación al consumo problemático de alcohol.

En una audiencia realizada el pasado miércoles 17 de marzo, se resolvió condenar al hombre por el hecho ocurrido en la madrugada del 1 de diciembre de 2018, en la cuadra de la avenida Belgrano al 1100 de esta ciudad, cuando agentes de tránsito observaron maniobras extrañas del vehículo que conducía el imputado y le hicieron señas para que se detenga.

El conductor hizo caso omiso a la orden de detenerse y casi atropella a la agente de tránsito, que logró esquivarlo.

Finalmente, al detener la marcha del automóvil, un taxi marca Chevrolet Classic, los agentes notaron un fuerte aliento etílico en el conductor y un estado agresivo hacia ellos.

El personal del Gobierno de la Ciudad le realizó el test de alcoholemia que determinó la existencia de 2.31 g/L de alcohol en sangre, un volumen que ponía en peligro la integridad física de los transeúntes en general. Cabe resaltar que para los conductores profesionales el límite de alcohol en sangre es cero.

Por tales motivos y agravantes, el Juzgado 14 resolvió condenar al imputado, a solicitud del fiscal Villalba Díaz, a la pena de 10 días de arresto y la inhabilitación por 8 meses para conducir, además de la obligación de realizar un tratamiento médico con relación al consumo problemático de alcohol.

Para el fiscal Villalba Díaz, “es una sentencia novedosa porque se incorporan dos penas accesorias, con el objeto de proteger al resto de la sociedad del riesgo que significa un conductor que tiene problemas con el alcohol, como así también se ordena tratar su adicción”. (Télam)