Un hombre de 42 años fue condenado hoy a 15 años de prisión por intentar asesinar a su pareja, primero con un cuchillo y después estrangulándola, en un hecho ocurrido en 2019 en la localidad misionera de Oberá, informaron fuentes judiciales.

Javier Alejando Sanfilipo (42) fue juzgado y condenado por el Tribunal Penal de esa ciudad, ubicada a 100 kilómetros al noreste de Posadas, por el delito de “homicidio en grado de tentativa, agravado por el vínculo y por violencia de género”.

El hecho por el que fue condenado Sanfilipo ocurrió el 11 de febrero de 2019, en un departamento del barrio Yerbal Viejo, de Oberá.

Ese día, la pareja comenzó a discutir y los ruidos alertaron a los vecinos que llamaron a la policía, que tras derribar la puerta pudieron salvar a la mujer que era agredida.

En la requisitoria de elevación a juicio se dejó asentado que la mujer denunció que discutieron y en un momento dado el hombre la tomó del cuello y trató de apuñalarla en el estómago, pero falló y clavó el cuchillo en la puerta del baño.

En cambio, ayer en el debate oral cambió su versión y dijo que "ese día descubrí que me engañaba con dos mujeres y que no estaba separado de su esposa, como me hizo creer por años. Enloquecí, perdí el control y me llené de odio. Hice un escándalo porque me mintió. Me quería vengar. Tiré, rompí cosas. Le quería meter preso por lo que me hizo".

Y agregó: "Yo le dije a la Policía que él me quería matar. Pero es una buena persona y jamás me quiso matar. Dije que me quería matar porque estaba llena de odio".

Sin embargo, la fiscal Estela Salguero entendió que ella se encuentra "entrampada en el ciclo de violencia" que le impide despegarse y entender que es una víctima, por lo que cambió de versión para tratar de revertir la situación de Sanfilippo.

Además, citó que el informe psicológico del imputado indica que tiene una tendencia a la simulación, fabulación y a la mitomanía. Tras lo cual solicitó 15 años de condena para el acusado.

El Tribunal Penal estuvo compuesto por José Pablo Rivero, secundado por Francisco Aguirre y Jorge Villalba.

Tras la lectura de la sentencia, Sanfilipo volvió a la Unidad Penal VIII de Cerro Azul, donde se encontraba detenido desde aquel día. (Télam)