Un empresario forestal fue condenado a cuatro años de prisión por explotar al menos a seis trabajadores en situación de vulnerabilidad en un campo ubicado en la ciudad entrerriana de Colón, delito por el que había sido absuelto en 2016.

Se trata de José María Gutiérrez a quien el Tribunal Oral Federal de Paraná encontró culpable como autor “materialmente responsable del delito de trata de personas con fines de explotación laboral”, informó hoy el sitio web fiscales.gob.ar

El fallo que declaró absuelto a Gutiérrez fue recurrido ante la Cámara Federal de Casación Penal y el nuevo juicio en 2017.

En su alegato, el fiscal general, Ignacio Candioti, destacó las condiciones infrahumanas en las que se encontraban los trabajadores en el campo, quienes -describió- carecían de normas mínimas de sanidad, higiene, salubridad y seguridad para sus duras labores en el monte.

El funcionario judicial agregó que no contaban con luz eléctrica, ni cocina, ni sanitarios, por lo que debían realizar sus necesidades en el monte y debían bañarse en el río; y tampoco tenían acceso al agua potable.

El fiscal detalló además que las víctimas, que en el juicio se acreditaron seis casos, vivían hacinadas en precarias construcciones en las que utilizaban toldos como techos, sin puertas ni ventanas.

Click to enlarge
A fallback.

Candioti también resaltó que la mitad del salario que percibían lo cobraban "en negro" y que la suma total abonada era notablemente inferior a la reglamentariamente establecida.

El fallo de Casación que dio lugar al nuevo juicio fue citado en la guía “Trata de personas con fines de explotación laboral. Estrategias para la detección e investigación del delito”, elaborada en 2017 por la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) juntamente con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La investigación que llegó a juicio por segunda vez se inició en julio de 2011, cuando personal de la Prefectura Naval, de la AFIP y de la Dirección de Trabajo provincial realizaron una inspección ante la sospecha de que había una explotación forestal con empleados en situación irregular en un campo ubicado en un paraje rural denominado Colonia San Anselmo, ubicado a 20 kilómetros de Colón.


(Télam)