El papa Francisco recibió hoy en el Vaticano al alcalde de Roma, Roberto Gualtieri, en una reunión que tuvo como eje central los preparativos para el Jubileo que la Iglesia Católica convoca en la capital italiana para 2025 con el lema "Peregrinos de esperanza", informaron a Télam fuentes oficiales.

Francisco y Gualtieri se reunieron este jueves en la Biblioteca Privada del segundo piso del Palacio Apostólico vaticano para avanzar en la organización del evento para el que ya funciona una comisión tripartita con representantes de los Gobiernos de Roma, Italia y la Santa Sede.

El de 2025 será el segundo Jubileo del Pontificado de Francisco: el primero fue el Año Santo de la Misericordia proclamado mediante la Bula "Misericordiae Vultus" y se llevó a cabo del 29 de noviembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016.

Según cifras vaticanas, en el Jubileo de 2016 pasaron por Roma unos 20 millones de fieles, pese a que se habían abierto también de modo simbólico otras "Puertas Santas" en el mundo.

Celebrados cada 25 años, los Jubileos ordinarios concentran muchos eventos destinados a los fieles de la tradición católica, y se inician con la apertura por parte del pontífice de la denominada Puerta Santa de la Basílica de San Pedro, habitualmente cerrada.

Para la celebración de 2025, las autoridades prevén una serie de obras que optimicen las vías de conexión entre Roma y el Vaticano, además de otras mejoras urbanísticas en la capital italiana.

Según plantearon a Télam fuentes oficiales, el Gobierno romano trabaja en un plan urbanístico que incluye la peatonalización total de la famosa Via della Conciliazione, la amplia avenida que une el Castel Sant'Angelo de la capital italiana con la Basílica de San Pedro y es la principal vía de acceso peatonal al Vaticano.

Entre el plan de obras, Gualtieri prometió además que "para 2024" estará terminada la parada "Coliseo" de la línea C del subte local, hace años detenida por los delicados trabajos arqueológicos en las excavaciones en torno al milenario monumento símbolo de la "ciudad eterna".

El objetivo es "facilitar la relación" entre la ciudad y los millones de peregrinos que llegarán, agregó Gualtieri.

Por su parte, Francisco designó responsable de parte del Vaticano al pro-prefecto del Dicasterio para la Evangelización, el monseñor italiano Rino Fisichella, informaron a Télam fuentes de la Santa Sede.

Fisichella ya tuvo a cargo la preparación de las iniciativas de visitas papales sorpresas conocidas como "Los viernes de la Misericordia" durante el Jubileo Extraordinario de 2016, y ahora coordinará las acciones con la Secretaría de Estado, de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica y de la Secretaría para la Economía. (Télam)