Comerciantes de los barrios de Flores, Floresta y Mataderos reclamaron hoy "un canal de diálogo" con el Gobierno porteño durante una protesta que realizaron sobre la avenida Alberdi, en la intersección con Ensenada, por la construcción del Metrobus.

Los comerciantes se oponen a la obra que ejecuta el gobierno porteño en las avenidas Alberdi y Directorio, porque consideran que perjudicará su actividad, caracterizada por la venta de cerámicos y sanitarios.

La protesta se realizó sobre la avenida Alberdi, en la intersección con Ensenada, donde comenzaron las tareas preparatorias para el Metrobus, consistentes en la nivelación del pavimento a partir de la eliminación de cunetas laterales.

Sebastián, quien dirige un negocio familiar que tiene más de 50 años, dijo a Télam que la protesta tuvo por finalidad "tratar que nos escuchen para poder pensar en un plan plan consensuado del trabajo que quieren hacer".

"No estamos negados a mejoras, pero no perjudicando a un sector tan importante para todo el país, que es la producción de sanitarios, cerámicos y materiales de la construcción", afirmó el comerciante

Advirtió que, de concretarse el Metrobus que contempla la prohibición de estacionar, "no hay forma de seguir si no me permiten la operatoria sobre la avenida Alberdi que es necesaria tanto para los clientes como para la carga y descarga".

Puntualmente, la primera etapa del proyecto vial que comenzó la semana pasada con el objetivo de “mejorar los tiempos de viaje del transporte público” abarca a Alberdi, entre San Pedrito y Bruix, donde se extiende un polo de comercios de venta de sanitarios y cerámicos que agrupa unos 400 locales y más de 2000 empleados

El juntista de la Comuna 9 por el Frente de Todos Juan Chaves señaló que "los comerciantes están muy preocupados porque donde ya se hicieron otras obras de un Metrobus en la Ciudad, hubo una baja de la demanda comercial y entonces están convencidos que se van a ver perjudicados".

"Estaría muy bien que el Gobierno porteño abra una instancia de diálogo ante el desacuerdo de los comerciantes y también de los vecinos", expresó y agregó que "esta obra fue hecha desde los escritorios".

La movilización fue la tercera que realizaron en los últimos 20 días, que en todos los casos incluyó un corte parcial al tránsito vehicular sobre Alberdi y el despliegue de carteles con leyendas de rechazo al proyecto, entre ellas, “No al Metrobus. Obra inútil, innecesaria y nociva”.

María, vecina del barrio de Flores, sumó su rechazo al futuro Metrobus al indicar que "va a traer más cemento y no va a hacer que el tránsito de los colectivos vaya más rápido porque en esta zona no hay embotellamientos, al contrario, los autos tardan de seis a ocho minutos en hacer el tramo en el que quieren poner el carril exclusivo".

(Télam)