A través de internet, se podía adquirir un insólito kit para contagiarse de coronavirus: el mismo cuenta de un líquido infectado de coronavirus, una jeringa con la cual suministrarse el mismo, y una prueba de antígenos con el fin de corroborar que el contagio sea efectivo.

A pesar de los esfuerzos de los países de todo el mundo para promover las campañas de vacunación contra el coronavirus, el movimiento antivacunas aún cuenta con varios adeptos. Es por ello que, para impulsar la vacunación se han generado diversas estrategias, como por ejemplo, solicitar el carnet de vacunación para el ingreso a determinadas actividades o espacios públicos.

Particularmente, en los Países Bajos se comercializaba por las redes sociales este kit de contagio, ya que allí, quienes hayan pasado por la enfermedad o quienes tengan las vacunas pueden realizar determinadas actividades; siendo así, innecesario vacunarse.

El “Sí, quiero el coronavirus”, como se denominó al kit, también cuenta con una "segunda dosis" del líquido que contagia a menor precio, en el caso de que no funcione la primera.
Click to enlarge
A fallback.

A pesar de que la lógica indicaría que una iniciativa como esta no prosperaría, la demanda del producto fue alta. El “Sí, quiero el coronavirus”, como se denominó al kit, también cuenta con una "segunda dosis" del líquido que contagia a menor precio, en el caso de que no funcione la primera.

Los valores del mismo rondaban entre los 33 euros (37,64 dólares) por unidad, y tenían adjunto un instructivo que indicaba la manera en la que se debía suministrar el líquido. Finalmente, las autoridades de los Países Bajos tomaron cartas en el asunto, y cerraron el sitio de comercialización del kit