La Sociedad Argentina de Nefrología (SAN) informó hoy que comenzó la vacunación de pacientes con Enfermedad Renal Crónica (ERC) en diálisis para residentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La vacunación se realiza en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, Paraguay 2155, de 10 a 18, desde el pasado el 9 de abril gracias a una gestión conjunta de la la SAN, el Ministerio de Salud de la Nación, porteño y de las provincias “para que esta población vulnerable sea considerada prioritaria en la aplicación de vacunas contra la Covid-19”.

“Se trata de un colectivo de especial riesgo, con una tasa de mortalidad durante la pandemia superior al 20%”, agregaron desde la SAN.

En el caso de la campaña que se está llevando a cabo en la Ciudad de Buenos Aires, se aplicará la vacuna Sputnik V “y en un grupo seleccionado de pacientes se evaluarán los anticuerpos IgG dirigidos contra la proteína spike de SARS-CoV-2, empleando el KIT COVIDAR desarrollado por el Conicet con la participación del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires”.

Los riesgos y comorbilidades son mayores en los pacientes en diálisis que requieren tratamiento sustitutivo renal, dado que no pueden cumplir con las medidas de aislamiento social porque están obligados a concurrir al menos tres veces por semana al centro de diálisis.

“Cuando hablamos de Covid-19 y riñón tenemos que tener en cuenta dos poblaciones en particular: una, que padece lesión renal aguda asociada al Covid-19, y la otra es el paciente con enfermedad renal crónica que padece de una infección por SARS-CoV-2”, explicó Guillermo Rosa Diez, presidente de la SAN y Jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

En el primer caso, se estima que 1 de cada 3 pacientes que padecen coronavirus y que requieren internación, van a presentar algún grado de insuficiencia renal y más aún si este paciente es crítico, está en terapia intensiva o requiere respiración asistida.

En cuanto a la población con ERC en terapias de reemplazo (hemodiálisis y diálisis peritoneal), el especialista explicó que los pacientes no son más susceptibles a la infección con el virus Sars-Cov2 pero sí son más susceptibles a complicaciones mayores cuando desarrollan la enfermedad.

Por último, desde la SAN afirmaron que “según el Registro Argentino de Diálisis, integrado por el Incucai y la Sociedad Argentina de Nefrología, muestra que un paciente en diálisis que tiene infección por Covid-19 es un paciente que tiene 11 veces mayor morbimortalidad que la población común”. (Télam)