El Gobierno bonaerense y los municipios turísticos del distrito desplegarán promotores sanitarios en las playas, realizarán testeos y controles de contactos estrechos de casos confirmados de coronavirus, enfocarán el cumplimiento de protocolos y lanzarán aplicaciones con permisos y recomendaciones de cara a la temporada de verano que comenzó hoy y se extenderá hasta el 4 de abril.

Así lo explicaron durante una conferencia de prensa en La Plata este martes el Jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, y los ministros de Producción, Augusto Costa, y Salud, Daniel Gollan.

Los funcionarios bonaerenses pidieron "responsabilidad individual" a los veraneantes y el cumplimiento de los protocolos a los operadores turísticos para que en las vacaciones no se incrementen los contagios de coronavirus y se pueda "aplastar la curva".

"Queremos que sea la mejor temporada posible, pero también que sea controlada en virtud de la situación epidemiológica", explicó Bianco.

Luego, Costa -que tiene a su cargo el área de Turismo- aseguró que "será una temporada atípica, por la pandemia", pero aclaró que en territorio bonaerense no se solicitarán testeos previos para viajar, ni certificados de Covid negativo, como tampoco se exigirán estadías mínimas a los turistas.

"El único requisito para desplazarse con fines turísticos en la provincia será la presentación de un certificado que se tramitará en el sitio argentina.gob.ar/verano o mediante la aplicación Cuidar", indicó Costa.

El funcionario precisó que para obtener el permiso de circulación, desde hoy los turistas "deberán completar sus datos, el destino a visitar y con quién viajan, en qué medio, más un comprobante o documentación que demuestre dónde se van a alojar".

Durante la primera quincena de diciembre, el certificado se aprobará de manera automática, pero luego será obligatorio tramitarlo con cinco días de anticipación y las personas recibirán la respuesta en un plazo máximo de 48 horas.

En esa línea, Costa aseguró que "todas las actividades que se desarrollen en la provincia relacionadas con el turismo estarán regidas por protocolos sanitarios que marcarán cómo se van a desarrollar".

Los protocolos habilitados son para playas públicas, balnearios, ríos y lagunas, parques temáticos y atracciones, alojamientos turísticos extra hoteleros, prestadores turísticos, agencias de viaje, enoturismo, guías de turismo, turismo aventura, turismo rural, campings y alojamientos.

"Buscan que se eviten grandes aglomeraciones de personas que implican riesgo de contagio", expuso el ministro y remarcó que además de los operadores o prestadores deben también cumplirlos los turistas, "higienizándose las manos, usando tapabocas y alcohol".

"En estas condiciones, entendemos que la temporada va a poder desarrollarse sin inconvenientes. El objetivo sanitario es poder ir aplastando la curva y evitar tener un rebrote de la enfermedad. Ante la cercanía de la vacuna, es fundamental cumplir con normativas y cuidados", aseveró.

La provincia desplegará promotores de salud en los distintos destinos "garantizando medidas de prevención, cuidando que se respeten las cuestiones esenciales para evitar propagar el virus y brindando información en la playas y demás dependencias", añadió.

Cada municipio adoptará estrategias de prevención particulares, pero para evitar aglomeraciones en las playas, se instalará señalética en los balnearios, se garantizará distancia entre carpas y sombrillas y se habilitarán duchas al aire libre.

"Por ejemplo, en el partido de La Costa, se están desarrollando mecanismos para ir monitoreando con personal municipal en tiempo real el aforo en cada balneario. Habrá una aplicación para que cada turista pueda ver el aforo en cada playa y decida a cuál ir", contó Costa y detalló que en Villa Gesell "habrá un sistema de banderas en los accesos a los balnearios que indicarán el grado de afluencia, para que la gente decida si baja o se desplaza a otro lugar".

El Gobierno bonaerense busca así sumar a las acciones proactivas por parte de los municipios la responsabilidad de los turistas para seguir las indicaciones.

Los turistas que tengan coronavirus "no podrán permanecer en el municipio y deberán regresar a su lugar de residencia con el objetivo de no estresar al sistema sanitario del destino vacacional y evitar brotes de contagios", señaló Costa, quien destalló que "habrá mecanismos para ayudar al regreso de las personas si no pueden hacerlo por sus medios o porque no pueden subirse a micro o tren para no contagiar".

Pero en casos de fuerza mayor "cada municipio tendrá centros de aislamiento para cumplir con los protocolos".

A su turno, Gollan adelantó que durante el verano se llevará adelante una "política más agresiva para buscar contactos de contactos estrechos y hacerles pruebas con el neokit".

El ministro describió que existen dos maneras de comprobar si existe Covid-19: las pruebas de antígenos, "que miden una partícula del virus y nos dice si está presente o no" y las serológicas, "que nos dicen si hay anticuerpos".

"Dentro de los de antígenos hay tiras reactivas, PCR y neokits. Como con la PCR necesitamos una máquina vamos a usar los neokits, que se hacen en fase isotérmica, en terreno, y se tiene el resultado más rápido", explicó.

Para esos testeos se utilizarán colectivos en los que se instalaron laboratorios que realizan determinaciones en terreno. "En la Costa los haremos en lugares específicos con resultados más rápidos", abundó.

"Es un test muy certero, no tiene tantos falsos negativos", remarcó Gollan y subrayó que se intensificará la búsqueda "de contactos estrechos no para aplanar la curva o lograr que descienda más rápido, sino para sino aplastarla". (Télam)