Un súper tazón de guacamole es uno de los centros de mesa infaltable en el domingo del Super Bowl norteamericano. El popular plato de aguacate (palta) es uno de los tentempié estrella de los fanáticos del fútbol americano, por lo que se suelen vender más de 100 mil toneladas en las primeras cinco semanas del año.

Eso coincide con la época de las finales (playoffs) de la NFL y con el Super Bowl, que se realiza el primer domingo de febrero.

“En Estados Unidos, es muy notable la influencia de la cultura latina, principalmente en música, baile y comida", explicaba la consultora de estudios de mercado y consumo en USA, Nielsen, en un informe de 2015.

El guacamole se benefició de esa dinámica de consumo multicultural, identificada como la de "mayor crecimiento en la economía" estadounidense.

El gobierno de EE.UU. mantuvo una prohibición a las importaciones de aguacate procedente de ese país durante 87 años, de 1914 a 1997, porque se consideraba que representaba un riesgo para la agricultura.

El popular plato de aguacate (palta) es uno de los tentempié estrella de los fanáticos del fútbol americano

Para 2005, los productores mexicanos consiguieron acceder a los 50 estados, incluido California, que es el único productor interno del país.

Según la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM), las exportaciones para la edición 2021 del SuperBowl incrementarán 4 por ciento respecto al año anterior.

Para el cierre de temporada en junio, se proyecta exportar más de un millón de toneladas de producto, del cual Michoacán es el único estado certificado para comercializarlo al país anglosajón, a donde envía más del 84 por ciento de su producción.

En las semanas previas al evento deportivo, la cifra de embarques semanales podría rebasar los 1.360, equivalente a la salida de un camión cada siete minutos desde el estado a dicha nación.

La creciente publicidad del “guacachips”, la expresión en inglés de guacamole con chips o totopos, como se le llaman en México a los trozos de tortilla frita que sirven para degustar el aguacate, elevó el consumo durante las dos últimas décadas, de 500 gramos a 3.5 kilogramos per cápita