Roque Adrián Rodríguez, acusado por el femicidio de Sabina Condorí, consumado en 2019 en La Rioja, comenzó a ser juzgado hoy por "abuso sexual seguido de muerte en concurso ideal con homicidio calificado” y, de ser hallado culpable, podría ser condenado a prisión perpetua, informaron fuentes judiciales.

Sabina fue abusada y asesinada el 14 de abril de 2019 en un descampado cerca de su casa, en el periférico barrio de la capital riojana Virgen Desatanudos.

El Juzgado de Instrucción de Violencia de Género y Protección Integral de Menores N°1, que se encontraba a cargo de la jueza Karina Cabral, elevó a juicio la causa contra Rodríguez, alias "Salteño", a quien se acusó de atacar la integridad sexual de la niña y causar su muerte mediante asfixia mecánica.

El Ministerio Público Fiscal calificó el hecho como abuso sexual seguido de muerte, según el artículo 124 del Código Penal en concurso ideal, artículo 54 del Código Penal, con homicidio calificado, artículo 80 inciso 11, del Código Penal.

La primera audiencia del juicio no fue transmitida hoy a pedido del fiscal José Oliveros Icazzati, según informó la la presidenta del Tribunal, Edith Agüero.

Según fuentes judiciales, acto seguido se leyó la acusación contra Rodríguez, y los detalles de todas las actuaciones en la causa que llevaron a la imputación del delito. Seguidamente se lo llamó a declarar, pero se abstuvo, tal como lo hizo en la instrucción.

Luego comenzaron a declarar 5 de los 35 a 40 testigos entre familiares, vecinos y amigos de la familia Condorí, quienes dieron detalles del día en que la niña fue asesinada, y de los acusados en su momento, de los cuales solo quedó imputado Rodríguez.

La próxima audiencia será el jueves 21 de abril, también por la mañana.

Según la autopsia, Sabina falleció por insuficiencia cardiorrespiratoria aguda traumática por asfixia, con evidentes signos de abuso sexual.

De los indicios en la investigación en un primer momento fueron imputados José Manuel Nievas, Diego Ramón Nievas, Jonathan Ricardo Faria y Rodríguez por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado en concurso real con homicidio calificado.

En cuanto a José Nievas, la justicia determinó la falta de mérito, aunque las investigaciones continúan y aún no se lo desvincula totalmente de las pesquisas. A Diego Ramón Nievas y Jonathan Ricardo Faria se les dictó el sobreseimiento.

La acusación sobre Rodríguez se sustenta en la proximidad del imputado con la víctima en el horario y en la zona donde fue vista por última vez, sumado a las declaraciones de los testigos, y que fue visto en el barrio la semana posterior a la muerte de la pequeña, sin que haya regresado.

Es decir, una ausencia prolongada del lugar que constituía su centro de vida, siendo todos estos indicios que lo incriminan indirectamente con los hechos, aunque la acusación irrefutable y categórica surge de las muestras de ADN tomadas en uñas de la víctima, así como los distintos hisopados realizados en su cuerpo, agregaron las fuentes.

Los testimonios recogidos más las muestras que revelan compatibilidad con el perfil genético de Roque Adrián Rodríguez lo sitúan como responsable del abuso sexual y homicidio de Sabina Janeth Condori Garnica, y la Justicia sostuvo que el caso constituye además un típico caso de violencia de género.

Familiares, amigos y distintas organizaciones sociales de La Rioja realizaron desde anoche, hasta que comenzó el juicio hoy, una vigilia bajo el lema “Hablemos de Sabina”, y declararon a la prensa que no creen que haya sido solo Rodríguez quien la asesinó, por lo cual seguirán insistiendo al respecto ante la justicia local. (Télam)