Decenas de jefes de Estado y de gobierno comenzaron esta mañana de forma virtual su participación en la Cumbre de Acción Climática 2020, en el quinto aniversario del Acuerdo de París (COP21), que tiene como objetivo evitar que las temperaturas a final de siglo suban menos de 2 °C e intentar limitar el calentamiento a los niveles preindustriales.

La cumbre inició esta mañana con la presencia de 78 líderes mundiales, entre ellos el presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente chino Xi Jinping, así como representantes empresariales, de la sociedad civil y pueblos indígenas, participan en esa cumbre organizada por Naciones Unidas, Reino Unido y Francia, junto con Chile e Italia.

Los oradores fueron seleccionados por la ambición de sus objetivos con el clima, según los organizadores, quienes prometen que "no habrá lugar para declaraciones generales".

Seis de los 10 principales emisores de gases contaminantes del mundo estarán presentes: China, la Unión Europea, India, Japón y Canadá. Mientras que estarán ausentes Australia, Brasil, Indonesia y México, cuyos objetivos son considerados insuficientes.

De América Latina, estarán presente Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Honduras, Panamá y Perú, entre otros.

La alocución del primer ministro británico Boris Johnson abrió la cumbre, que se considera una etapa con miras a la COP26, que tendrá lugar en 2021 en Glasgow, Escocia.

"Nuestras acciones como dirigentes no deben estar motivadas por la timidez o la prudencia, sino por una ambición a gran escala", dijo antes de la cumbre, según informó la agencia AFP.

Anunció en un comunicado que el Reino Unido dejará "en cuanto sea posible" de apoyar financieramente proyectos de energías fósiles en el extranjero, y se comprometió además a reducir las emisiones de CO2 de al menos 68% de aquí a 2030.

El 12 de diciembre de 2015, las delegaciones de 195 países clausuraron 13 días de duras negociaciones en la reunión de la ONU sobre el clima, denominado COP21.

Casi todo el planeta se comprometió a reducir el calentamiento "claramente" por debajo de +2°C, y si posible de +1,5°C, con relación a la era preindustrial.

Pese a la presión de la opinión pública, en la actualidad "las políticas climáticas no están a aun la altura del reto fijado", denunció recientemente el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

"Estamos en 1,2°C de calentamiento y observamos ya extremos climáticos y una volatilidad sin precedentes", insistió.

Canículas, huracanes sucesivos, grandes incendios forestales, inundaciones. La multiplicación de hechos devastadores son una muestra inequívoca del calentamiento del planeta, que acaba experimentar la década más caliente jamás observada.

Los firmantes del acuerdo de París deben someter antes del fin de 2020 una revisión de sus compromisos, pero solo lo hicieron unos veinte países que representan menos del 5% de las emisiones mundiales.

Antes de la cumbre, varios países anunciaron planes ambiciosos para reducir sus emisiones de gas de efecto invernadero.

Los 27 países de la UE acordaron el viernes reducir sus emisiones en "al menos 55%" de aquí a 2030, con relación al nivel de 1990, frente a -40% con anterioridad, con la finalidad de alcanzar en 2050 la neutralidad carbono.

China, el mayor contaminador del mundo, anunció recientemente su intención de alcanzar la neutralidad carbono de aquí a 2060, mientras que el presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió a que su país logre ese objetivo de aquí a 2050.

Para el director ejecutivo de la organización ecológica Greenpeace, John Sauven, con esta cumbre "hay razones para tener esperanza".

Argentina ratificó el Acuerdo de París en el año 2016 a través de la Ley nº. 27.270 y para cumplir con los compromisos asumidos presenta regularmente sus inventarios y sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional. (Télam)