Las obras en la nueva estación Panamericana, de la línea Belgrano Norte, en Pilar, fueron puestas en marcha hoy como parte del Plan del Modernización del Transporte Ferroviario, luego de lo que fue la recuperación del terreno al narcotráfico, informaron fuentes de Trenes Argentinos.

Las tareas tendrán un plazo de ejecución de 240 días corridos a partir de la firma del contrato y abarcan la elevación de andenes, colocación de nuevas luminarias LED en veredas y accesos, mejoramiento del cruce peatonal existente.

Además de la construcción de dos rampas de acceso en las puntas noroestes de la estación, la instalación de sistemas de audios y cartelería con información a los pasajeros y pasajeras, tareas de pintura en la infraestructura, dos boleterías, nuevos baños públicos, entre otros beneficios.

“Un predio que antes le servía a quienes buscaban hacer daño mediante el narcotráfico, el lavado de dinero y el crimen, hoy está muy cerca de transformarse en todo lo contrario: en un espacio que va a unir a los argentinos y las argentinas, a estar al servicio de las y los que trabajan, estudian, necesitan moverse”, señaló el ministro de Transporte, Alexis Guerrera.

En esa línea, destacó que “son obras pensadas en las personas, para que estemos más y mejor conectados con un transporte más rápido y seguro que nos ofrezca una mejor calidad de vida. Y esto es posible gracias a un Estado presente que no deja olvidados a sus vecinos y vecinas, y que pone sus recursos en marcha para cumplir con su deber, incluso en momentos de dificultad”.

La nueva estación permitirá beneficiar a más de 300.000 vecinos y vecinas de Pilar en una parada que forma parte de la línea Belgrano Norte, que ya cuenta con 17 estaciones modernizadas.

“En 2017 se abandonó este proyecto, y con decisión política se avanzó en consolidar la conectividad. Con la estación Panamericana no solamente vamos a unir a miles de vecinas y vecinos, aumentaremos la seguridad y mejoraremos la calidad de vida”, indicó el presidente de Trenes Argentinos, Martín Marinucci.

Los trabajos fueron abandonados en 2017 envueltos en un escándalo con el narcotráfico y el desarrollador Mateo Corvo Dolcet. En su momento, la estación formaba parte de las tareas que el empresario desarrollaba con un complejo de oficinas, viviendas, estacionamientos, comercios y consultorios.

La parada para la traza ferroviaria del Belgrano Norte quedó abandonada cuando la Justicia encontró a Corvo Dolcet como un vínculo central con una banda de narcotraficantes con base en Colombia y el lavado de dinero del comercio de sustancias ilícitas. (Télam)