El derrame de combustible en aguas de las islas ecuatorianas de Galápagos, causado por el hundimiento de una embarcación con 7.500 litros de diésel, no representa una importante afectación para el ecosistema de ese frágil archipiélago, informó hoy la dirección el Parque Nacional Galápagos (PNG).

El organismo señaló en un comunicado que producto de las medidas efectuadas por el naufragio permitieron que esto "no represente afectaciones importantes a los ecosistemas insulares y marinos del archipiélago", consignó la agencia de noticias AFP.

En el mismo sentido, la autoridad ambiental "mantendrá activos los protocolos y monitoreo permanente sobre las zonas afectadas".

El sábado la nave de turismo "Albatros", que estaba sin pasajeros y que llevaba unos 7.500 litros de diésel, se hundió frente a Puerto Ayora, capital de la isla Santa Cruz, dejando una "mancha superficial de combustible en varios puntos de la bahía (Academia)", según autoridades.

Por este hecho, el Ministerio de Ambiente de Ecuador realizó "acciones inmediatas para reducir los impactos de este (derrame) en los ecosistemas marino-costeros".

Según un informe presentado por el PNG las causas del siniestro fueron posiblemente la rotura de una tubería del barco.

"La evaluación submarina realizada por el operador presume que aún existe combustible en el interior", agregó el informe.

Galápagos, ubicado a 1.000 kilómetros frente a la costa y con 198.000 kilómetros cuadrados de zona marina protegida, posee flora y fauna únicas en el mundo como las gigantes tortugas de las que toma su nombre.

Declarada Patrimonio Natural de la Humanidad, es un importante punto de atracción para turistas nacionales y extranjeros.

Por este incidente, las actividades turísticas en Puerto Ayora y alrededores fueron suspendidas, aunque fueron reanudadas hoy de manera progresiva, informó el parque ecuatoriano.

(Télam)