Una veterinaria clandestina, que funcionaba en una casa bajo la fachada de una peluquería canina, fue clausurada hoy tras un allanamiento en el barrio porteño de Villa Lugano, informó el Ministerio Público Fiscal.

La causa se inició a raíz de una denuncia realizada por vecinos del lugar, ubicado en una casa de la calle José I. Rucci al 3300, por presuntos actos de crueldad que allí se practicaba contra animales.

Durante el procedimiento se determinó que en el lugar se comercializaban insumos para mascotas y realizaban prácticas veterinarias sin contar con la habilitación correspondiente ni registración de dichas actividades.

También se verificó que el establecimiento tampoco contaba con las mínimas condiciones de funcionamiento, seguridad e higiene conforme a las normas locales, por lo que se procedió a su clausura inmediata y preventiva, indicaron.

La medida fue dispuesta por la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental a cargo de Carlos Rolero Santurián.

El Cuerpo de Investigaciones Judiciales llevó adelante la pesquisa y coordinó el procedimiento realizado hoy con personal de la Comuna Vecinal 8-A de la Policía de la Ciudad, e inspectores de la Dirección General de Control Ambiental y de la Dirección General de Fiscalización y Control.

En el procedimiento también se constató la existencia de gran cantidad de fármacos sin ningún tipo de documentación respaldatoria.

El fiscal Rolero imputó al responsable del lugar por averiguación de los delitos de usurpación de títulos y honores y suministro ilegal de medicamentos.

Asimismo, se dispuso el decomiso de los fármacos y de la totalidad de los elementos que se utilizaban para la actividad, como así también el cerramiento del sector de las actividades conectadas con el sector de la vivienda.

Durante el operativo tomaron intervención veedores del Consejo Profesional de Médicos Veterinarios, quienes labraron actas. (Télam)