Una clínica de estética y flebología ubicada en el barrio porteño de Recoleta fue clausurada hoy por incumplir con los protocolos de tratamiento de residuos patogénicos, al tiempo que las autoridades se incautaron de medicamentos vencidos e instrumental no autorizado.

La inspección, llevada a cabo por la Policía de la Ciudad, el Ministerio Púbico Fiscal y organismos nacionales y porteños, se llevó a cabo en un establecimiento ubicado en la calle Billinghurst al 1800.

La médica responsable del establecimiento quedó imputada por los artículos 201 y 204 del Código Penal, que versa sobre delitos contra la salud.

La inspección determinó que el establecimiento generaba residuos patogénicos y disponían de ellos de manera ilegal.

Asimismo, se hallaron equipos para la medicina que no contaban con la certificación y los controles correspondientes, exponiendo a las personas a un peligro para la salud.

El procedimiento fue realizado por la División Delitos contra la Salud y Seguridad Personal de la Policía de la Ciudad junto a personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal, entre otros

También fueron decomisados el teléfono celular y una tablet utilizados para asignar turnos, una PC, el DVR y 283 historias clínicas.



(Télam)