La Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental logró el rescate de 20 perros, un felino y un ejemplar de fauna silvestre que eran mantenidos en un domicilio ubicado en la calle Viamonte al 1600 que funcionaba como criadero y se encontraba en "pésimas condiciones higiénico sanitarias" y dos personas fueron detenidas, informó hoy el Ministerio Público Fiscal (MPF).

La causa se inició por la denuncia de un vecino y durante el procedimiento en el domicilio se encontraron 20 perros de raza, entre los que se distinguieron cinco machos, 12 hembras, tres crías, además de un felino, que eran ofrecidos para la venta a través de redes sociales y Whatsapp.

Por su parte, el ejemplar de fauna silvestre carecía de documentación que pudiera plasmar su trazabilidad y se secuestraron jaulas parideras y de transporte, entre otros elementos, para el avance de la investigación.

Dos personas fueron detenidas en el procedimiento, una quedó imputada por "actos de maltrato y crueldad animal por el funcionamiento de un criadero ilegal y por la tenencia irregular de un ejemplar de fauna silvestre", y la segunda por agredir al personal policial mientras se realizaba el rescate.

El Dr. Rolero Santurián ordenó su detención por considerar que todos los delitos se constataron en flagrancia y dispuso su traslado a la fiscalía, donde se realizará la audiencia de intimación de los hechos, por la calificación legal de Infracción a la Ley 14.346 (actos de maltrato y crueldad animal), la Ley 22.431 (tráfico de fauna silvestre) y por encubrimiento.

Los animales rescatados serán enviados a la ONG Callejero Casa Quiere, que se encargará de recibir a todos los animales domésticos para reubicarlos en grupos familiares en un proceso de adopción responsable.

En tanto, el ejemplar de fauna silvestre será trasladado a la Reserva Ecológica Costanera Sur para su evaluación y tratamiento de 40 días con miras a su reinserción a su hábitat natural.

Participaron en el procedimiento el Cuerpo de Investigaciones Judiciales del MPF junto a la División de Canes de la Policía de la Ciudad y la Gerencia Operativa de Sanidad de Mascotas dependiente de APRA, quienes ordenaron la clausura inmediata y preventiva del domicilio por constatarse el funcionamiento de un criadero ilegal de animales con expresa prohibición legal.

Interviene el Juzgado PCyF 28, a cargo de la Dra. María Julia Correa. (Télam)