Cientos de bomberos se desplegaron hoy en el oeste de Eslovenia, cerca de la frontera con Italia, para luchar contra un incendio que obligó la evacuación de varios pueblos, informaron los servicios de emergencias de ese país.

"No podremos contener el fuego a lo largo del día", dijo Srecko Sestan, jefe de las fuerzas de seguridad civil eslovenas, y agregó que esperan que el incendio "no se convierta en el peor de la historia" de Eslovenia.

El siniestro, que fue declarado el martes en la boscosa región de Karst -donde la vegetación se secó por el intenso calor- se avivó durante esta tarde debido al viento.

Asimismo, los vecinos tuvieron que abandonar sus casas en varios municipios y se activaron las sirenas de alarma, precisó la agencia AFP.

Por su parte, el ejército y la policía se movilizaron para ayudar a los bomberos, que también están siendo apoyados por helicópteros.

El fuego también amenazó el monasterio franciscano de Kostanjevica, en Nova Gorica, donde se encuentran las cenizas de Carlos X, penúltimo monarca francés, muerto en el exilio en 1836.

En tanto, el primer ministro de ese país, Robert Golob, acudió inmediatamente al lugar del incendio junto al comisario europeo de Gestión de Crisis, el esloveno Janez Lenarcic.

Una ola de calor acompañada de incendios devastadores azotó Europa Occidental en los últimos días, en concreto España, Portugal, Reino Unido y Francia, antes de desplazarse hacia el este del continente. (Télam)