Inundaciones y otras catástrofes naturales han obligado al menos a 100.000 personas a abandonar sus hogares durante los últimos años en Burundi, según un informe de la ONG Save the Children.

"Más del 84% de los desplazados internos en Burundi (...) han debido migrar a causa de desastres naturales más que por los conflictos, sobre todo por el aumento (de las aguas) del lago Tanganica, el segundo mayor de África", según la ONG británica, citada por la agencia de noticias AFP.

En abril, las aguas del lago se elevaron unos cuatro metros por encima de su nivel normal, devastando centenares de viviendas, indica Save the Childre, que está activa en Burundi.

La organización destaca que las infancias se han visto particularmente afectadas en Burundi: "Se calcula que 7.200 personas desplazadas, o sea, el 7% del total, son bebés de menos de un año", añade el texto.

Los niños más grandes no pueden asistir a la escuela y muchos solamente reciben una comida diaria, añade la organización.

"El mundo parece haberse olvidado de Burundi, que ya ha estado pagando un alto precio como consecuencia del cambio climático global, y los niños son los más perjudicados", afirmó Maggie Korde, directora de la ONG para Ruanda y Burundi.

"Vemos familias que antes disfrutaban de hogares sólidos, todos los niños iban a la escuela y ambos padres trabajaban, actualmente están obligados a vivir en tiendas de campaña, sin ocupación, sin comida, y los niños se ven obligados a trabajar por un dólar (0,85 euro) por día para mantener a sus familias", agrega.

Burundi, un enclave sin salida al mar en el África del este, vive desde 2015 una profunda crisis política, con 1.200 muertos y unos 400.000 exiliados, mayormente por las catástrofes naturales.

Dos años atrás, las lluvias torrenciales afectaron a casi dos millones de personas en África del este, causando al menos 265 muertes, agrega AFP.

Un borrador de un informe de expertos climáticos de la ONU advierte que las inundaciones desplazarán a una de 2,7 millones de personas por año en África de aquí hasta 2050, concluye AFP. (Télam)