El Estado de Chile le ofreció este jueves disculpas públicas a Francisca, una mujer que fue esterilizada sin su consentimiento luego de dar a luz en un hospital público por ser portadora del virus del sida.

Francisca, seudónimo con el que se preserva su verdadera identidad, dio a luz a sus entonces 20 años a su hijo -en el año 2002- en un sanatorio público de la ciudad de Curicó, 200 km al sur de Santiago, ya con el diagnóstico de ser seropositiva, y durante la intervención de cesárea, fue esterilizada por los médicos sin su consentimiento, consignó la agencia AFP.

"Comenzar pidiéndole disculpas a Francisca (...) por la grave vulneración, violación de tus derechos, por la denegación de justicia y por todo el tiempo que tuviste que esperar para esto", dijo el presidente Gabriel Boric, como representante del Estado, en el acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional realizado en el palacio de La Moneda.

"¿A cuántas personas como tú no conocemos?", se preguntó el mandatario sobre casos de situaciones similares de violencia obstétrica y discriminación.

El caso de Francisca, quien no estuvo presente en el acto reparatorio, fue llevado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por el Centro de Derechos Reproductivos y Vivo Positivo en 2009, luego de que el Estado no le permitiera acceder a justicia ni reparación por su denuncia.

A Francisca "durante sus controles de embarazo le diagnosticaron VIH. Ella tomó las medidas para reducir el contagio vertical al feto y dio a luz mediante una cesárea. Durante ese procedimiento el personal médico le practicó una esterilización quirúrgica sin su consentimiento, y basado en estereotipos de género, al considerar que era irresponsable que una mujer con VIH tuviera más hijos", explicó en un comunicado el Centro de Derechos Reproductivos.

La nota agregó que "a Francisca la discriminaron por vivir con VIH y sin preguntarle, mientras estaba anestesiada, un equipo médico decidió coartar su autonomía y quitarle su capacidad reproductiva".

En 2021 Chile firmó un Acuerdo de Solución Pacífica en el que aceptó su responsabilidad internacional por la violación a los derechos humanos cometidos en este caso.

Carmen Martínez, del Centro de Derechos Reproductivos de Estados Unidos, reprodujo unas palabras de Francisca, que pidió que leyeran en el acto.

"Se sigue mirando con menosprecio a las personas que portamos el VIH (...) quiero pensar con convicción que esto cambiará, que no se volverán a cometer los mismos errores que en el pasado, que ninguna mujer será esterilizada sin su consentimiento", indicó la carta de Francisca leída en el acto. (Télam)