La celeridad para resolver las causas de femicidios y "presupuesto real" para contrarrestar todo tipo de violencias hacia las mujeres fueron los ejes del reclamo de la multitudinaria marcha que se realizó hoy en el centro de San Salvador de Jujuy por el "Ni una Menos".

Las activistas se concentraron frente a la Gobernación, ante un fuerte operativo policial y el vallado de edificios como la Iglesia Catedral ubicada en cercanías a la Plaza Belgrano de la capital jujeña, para dar inicio a la marcha poco después de las 18.

Entre los pedidos, las mujeres reiteraron que la ley de emergencia por violencia de género conocida como "ley Lara” sancionada en Jujuy, “se haga efectiva y con un presupuesto real”, al tiempo que solicitaron la “celeridad de las causas en investigación por femicidios”.

Las marchas del “Ni una menos” nació hace siete años, tras el femicidio de Chiara Páez, la joven de 14 años que fue asesinada por el novio en la provincia de Santa Fe.

Las columnas que avanzaron por calles de microcentro jujeño llegaron hasta el Ministerio Público de la Acusación de Jujuy y el Consejo de la Mujer, donde exigieron “el avance de causas por femicidios con condenas ejemplares y perspectiva de género”, además de “políticas públicas que lleguen al territorio”, respectivamente.

“El patriarcado se va a acabar con educación sexual”; “Ni una menos, vivamos nos queremos”, fueron algunos de los canticos de niñas, jóvenes y adultas que con carteles y bandera en mano hicieron sentir su protesta.

En Jujuy, desde el primer Ni Una Menos hasta la fecha se registraron 54 femicidios, y teniendo en cuenta poblacional del Indec del 2010, la provincia ocupa el tercer lugar en la tasa de femicidios y transfemicidios por cada 100.000 habitantes, por debajo de Salta y Santiago del Estero.

“La cantidad de femicidios e intentos de femicidios que tenemos en la provincia de Jujuy son muy altos y alarmantes y ello muestra a las claras la situación que estamos viviendo”, indicaron referentes de la Multisectorial de Mujeres y Disidencias de Jujuy.

Las columnas se conformaban por jóvenes músicas, redes de vecinas de barrios populares, estudiantes, integrantes de comunidades indígenas, además de los colectivos feministas, sindicales y políticos.

Las actividades de protesta también se replicaron en las ciudades de San Pedro, Libertador General San Martín, Humahuaca, La Quiaca, Tilcara, entre otras localidades que se sumaron al Ni una menos. (Télam)