El número de muertos por la erupción del volcán Semeru en Indonesia aumentó a 39, mientras que 12 personas continúan desaparecidas, según precisaron esta mañana las autoridades de emergencia de ese país, quienes remarcaron que los socorristas se apresuran en recuperar cadáveres ante la amenaza de una nueva actividad volcánica.

Todo se inició el sábado pasado cuando el pico más alto de la isla de Java se despertó y comenzó a lanzar nubes de ceniza, que con la lluvia se convirtieron en arroyos de lodo ardiente, lo que desbastó una docena de pueblos de los alrededores y provocó que miles de habitantes "en pánico" huyeran de sus hogares.

"El equipo de búsqueda y rescate encontró hoy otros cuatro cadáveres", precisó la agencia de búsqueda y rescate de Indonesia en un comunicado y agregó que otra víctima herida murió en el hospital ayer, lo que "elevó la cifra de muertos de 34 a 39".

Asimismo, un portavoz de la agencia de búsqueda afirmó que "otras 12 personas seguían desaparecidas", según informó la agencia AFP.

Click to enlarge
A fallback.

El fenómeno cubrió los pueblos de ceniza gris y obligó a más de 4.000 personas a huir a refugios temporales, donde manifestaron sentir tos, infecciones de pecho y diarrea, según los médicos de los refugios del distrito de Lumajang.

Incluso, desde el fin de semana, el volcán está mostrando una actividad intermitente, con pequeñas erupciones diarias, por lo que miles de viviendas y edificios resultaron dañados, incluidas 24 escuelas, según datos provisionales del centro de gestión de desastres de la Asociación de las Naciones de Asia Sudoriental (Asean).

Por ultimo, las autoridades precisaron que las brigadas de rescate se tuvieron que enfrentar a condiciones peligrosas durante la búsqueda de cuerpos, que quedaron enterrados bajo el barro y los escombros de las casas derrumbadas.

El Semeru, que se eleva a 3.676 metros, entró en erupción muchas veces en las últimas décadas, pero en las otras oportunidades no fue tan destructivo.

Indonesia está situada en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, donde el encuentro de placas tectónicas provoca una gran actividad sísmica. (Télam)