Cuarenta mujeres que llegaron a Argentina en condiciones de extrema vulnerabilidad y decidieron vivir en Mendoza, culminaron su capacitación y recibieron herramientas de trabajo para ejercer como manicuras profesionales.

Se trata de un plan lanzado desde el Ministerio de Economía y Energía, a través de la Dirección Territorial de Empleo y Capacitación, tras la firma de un convenio con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

“Entregamos las certificaciones y los kits de trabajo a trabajadoras migrantes y refugiadas, específicamente mujeres colombianas y venezolanas residentes en Mendoza”, dijo hoy Emilce Vega Espinoza, directora territorial de Empleo y Capacitación.

La capacitación se dictó de forma conjunta, dado que Mendoza financió las horas docentes, el espacio físico y el break de cada una de esas capacitaciones, y Acnur cubrió el costo del kit de herramientas.

Además de generar herramientas de empleabilidad específicas, se buscó vincular a estas mujeres con el mercado laboral formal a través de los programas Enlace y Enlazados y de diversas áreas, como Economía Social y Emprendedores.

Próximamente, y también en el marco de este programa y la cooperación con Acnur, se indicó que brindarán capacitaciones en electricidad hogareña.

Click to enlarge
A fallback.

Acnur “es la encargada de proteger a refugiados y desplazados por persecuciones o conflictos, y promover soluciones duraderas a su situación mediante el reasentamiento voluntario en su país de origen o en el de acogida”, informó la gobernación.

El organismo tiene su sede en Ginebra, Suiza, y cuenta con más de 250 oficinas repartidas por todo el mundo, entre ellas una Oficina Regional para Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.

El derecho al asilo y al refugio se encuentra contemplado en la propia Declaración Universal de Derechos Humanos. (Télam)