Un fuerte temporal de lluvias, actividad eléctrica y viento causó numerosos destrozos en viviendas, anegamientos de calles, desmoronamientos y caída de árboles y postes en Paraná y localidades entrerrianas aledañas, en el tercer evento climático de este tipo en la zona en lo que va del año.

La tormenta, que se inició pasadas las 19 del lunes y se estima continúe hasta este miércoles, causó inconvenientes en varias zonas de la capital entrerriana y de Diamante, entre otras ciudades, donde trabajan los municipios y el Gobierno provincial.

Varias familias sufrieron inundaciones y perdieron sus pertenencias; avenidas y calles completamente cubiertas por agua; árboles y postes caídos sobre autos; se desbarrancó un puente y hubo desmoronamientos cerca del túnel subfluvial.

El Ministerio de Desarrollo Social entrerriano asistió con elementos de primera necesidad a las familias afectadas por el ingreso de agua en sus hogares, principalmente en Paraná y Diamante.

El secretario de Gestión provincial, Andrés Dabín, afirmó que se mantienen "monitoreando la situación y en diálogo permanente con los gobiernos locales" para "acompañar a las comunidades que lo necesiten".

En casi toda la capital entrerriana se vieron calles colapsadas de agua; y en la zona céntrica y del parque local numerosos árboles de gran porte cayeron sobre automóviles y cortaron el tránsito, donde debió trabajar personal municipal y de Protección Civil.

La Municipalidad de Paraná auxilió a cerca de un centenar de familias que sufrieron inundaciones en sus viviendas en zonas "que jamás habían tenido problemas", dijo el director de Protección Civil local, Sebastián Michelli.

"Cayó mucha agua en lapsos muy cortos de tiempo, y las alcantarillas no dieron abasto", explicó y detalló que diez familias requirieron bombas para retirar el agua y más de 200 llamados que requerían agrotileno, productos de limpieza toldos, colchones, comida, ropa y zapatillas.

En diálogo con la prensa local, Michelli afirmó que buscan "asistir a todos los vecinos", y pidió que se comuniquen al 103; a la página de Protección Civil, al 911 o al Whatsapp 0343 155190120.

Por otro lado, personal de Protección Civil, Policía y municipal trabajó sobre el puente de calle Moreno luego del desbarrancamiento de una de sus pasarelas peatonales; por lo que permanece inhabilitado el paso a pie, pero habilitado para vehículos.

También hubo que realizar trabajos en la zona del túnel subfluvial que une esa capital con Santa Fe, luego del desmoronamiento de una de sus barrancas.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) confirmó que continúa el alerta naranja para el norte y el centro oeste de Entre Ríos donde se esperan "fenómenos meteorológicos peligrosos para la sociedad, la vida, los bienes y el medio ambiente".

Los departamentos de Diamante, La Paz, Nogoyá, Paraná, Villaguay, Concordia, Federación, Federal, Feliciano y San Salvador fueron incluidos en la zona de alerta.

Allí pronosticaron "lluvias y tormentas fuertes o severas, con valores de precipitación acumulada entre 70 y 100 milímetros, superados de forma puntual", acompañados por "intensas ráfagas, caída de granizo e importante actividad eléctrica". (Télam)