El estado de California, en Estados Unidos, ordenó hoy cerrar todos sus bosques nacionales durante dos semanas con el objetivo de evitar que las personas queden atrapadas en caso de una emergencia por los incendios forestales.

Es un área de más de 8 millones de hectáreas que es visitada por muchos turistas y residentes de la zona, en particular el fin de semana en el que se celebra el Día del Trabajo, informó la agencia ANSA.

La presencia de personas, además, podría provocar más incendios, aunque de forma involuntaria.

Solo este año se perdieron casi 700.000 hectáreas en más de 6.800 incendios.

En estas horas las llamas también llegaron al Lago Tahoe que se extiende por la frontera de California y Nevada provocando la evacuación de las comunidades aledañas.

El lado de Nevada, incluso, se encuentra en estado de alerta. (Télam)