El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, sostuvo hoy que “estamos en una nueva etapa de cambio de paradigmas” en la sociedad sobre la consideración de los derechos y el bienestar de los animales, al anunciar los puntos centrales que contendrá un proyecto de ley sobre bienestar animal que será enviado al Congreso para su tratamiento.

La iniciativa, que apunta a modernizar normas de protección de los animales que tienen casi 70 años de antigüedad, fue elaborada con la participación amplia de distintos sectores de la sociedad, como “academias, agencias, ONG’s, y de los que vienen peleando cada día, con mucho esfuerzo en torno a los derechos de los animales”, dijo Cabandié.

El ministro habló hoy en el cierre del Foro Federal de Bienestar Animal, que se realizó en coincidencia con el Día del Animal, en el Salón de las Mujeres del Bicentenario de la Casa Rosada, donde presentó los aspectos centrales del proyecto, el cual, señaló, “vamos a seguir abriendo para mejorarlo y perfeccionarlo en caso de que sea necesario”.

“En el siglo XXI aún no se comprende, pese a innumerables fallos de la justicia, incluso en la Argentina, la total importancia de respetar los derechos de los animales, que son seres vivos, que nos ponen en una situación que debemos resignificar”, dijo Cabandié, quien destacó que “esperamos que el Congreso pueda aprobarla rápido y terminar el año con una ley de bienestar animal”.

Sostuvo que “no podemos tardar un minuto más en comprender la problemática del bienestar animal, no podemos estar con espectáculos circenses, demostrando las destrezas de animales; con la posibilidad que personas puedan importar fauna silvestre como si fuera un bien producido; no podemos estar con zoológicos o cotos de caza, y debemos aumentar las penas”.

Agregó el ministro que “de ninguna manera vamos a permitir que salgan de nuestro país trofeos de caza, representando lo peor de una sociedad que quedó en el pasado” y exhortó a trabajar para cambiar “la posición dominante de los humanos y sobre la naturaleza”.

Por su parte, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental de la misma cartera, Sergio Federovisky, puntualizó que “el valor fundamental es iniciar y concretar este proceso y luego darle la certidumbre en el marco de la participación y la escucha a todos y cada uno de los que tienen algo para decir sobre este tema”.

Indicó que el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible “se ha convertido en una caja de resonancia para poder avanzar en esta dirección”, ya que “el siglo XXI demanda una mirada pública sobre el bienestar animal muy diferente a la que, al menos en la normativa, está en vigencia en nuestro país”.

La secretaria de Política Ambiental en Recursos Naturales, Beatriz Domingorena, evaluó que el foro “fue una instancia de encuentro muy rica, con una importante participación”, y anticipó que “vamos a seguir esta construcción colectiva en torno al bienestar animal” porque “es fundamental generar estos instrumentos desde la política pública que se transformen en acciones territoriales federales”.

El Foro Federal de Bienestar Animal constituye un espacio de intercambio amplio y plural, impulsado por la cartera de Ambiente, en cuyo marco se busca impulsar una ley que proteja y mejore las condiciones de vida de los animales, con la participación de investigadores, especialistas, instituciones públicas y privadas y personas interesadas en la temática de todo el país.

La iniciativa apunta a modificar la Ley 14.346, con el objetivo de aumentar las penas y delitos vinculados al maltrato y crueldad animal, sancionada en 1954, que estableció penas de prisión de 15 días a 1 año a quienes cometan actos de crueldad contra los animales. Esta norma sucedió a la 2.876, que databa de 1891 impulsada por el Domingo Faustino Sarmiento, denominada “Ley Nacional de Protección de los animales”.

El proyecto prevé la prohibición nacional del uso de animales en espectáculos y establece el carácter obligatorio de la reconversión de zoológicos para garantizar el bienestar animal y los objetivos del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD, por su sigla en inglés).

Para ello se buscará que las instituciones alcanzadas mantengan la fauna autóctona bajo los principios de la CBD; la cría de animales tendrá como objetivo exclusivo su conservación; se contempla el rescate, la rehabilitación y la reinserción de la fauna autóctona en su hábitat natural.

También apunta a una disminución paulatina de especies exóticas y la implementación de acciones de investigación aplicada a la conservación de la vida silvestre y los ecosistemas naturales.

La preocupación y el interés de los argentinos por el bienestar de los animales está reflejado en los 21,5 millones de firmas que fueron estampadas en el sitio Change.org desde el 2012, año en que se estableció en el país, para apoyar diversas demandas relacionadas con el fin de espectáculos marinos, cierre de zoológicos, tracción a sangre animal, cría de cerdos impulsada por China, entre otros temas.

(Télam)