El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, aseguró esta mañana que la prioridad es extinguir los incendios forestales que afectan distintas localidad de la Comarca Andina, en las provincia de Chubut y Río Negro, además de colaborar con los municipios para que se pueda asistir a los damnificados.

"La prioridad hoy es atacar el fuego para que no afecte más la zona, y contener a situación social y buscar una salida estructural que tiene que ver con volver a tener una vivienda, que es el sueño de las familias afectadas", afirmó el ministro a radio AM 750 desde Lago Puelo, donde llegó ayer por la tarde para encabezar las tareas de asistencia.

"Estamos acá con el Ministerio del Interior para brindar mecanismos y recursos para que los municipio puedan canalizar la ayuda para los damnificados", aseveró el titular de la cartera de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Con respecto al inicio de los incendios, el funcionario nacional reiteró que todo comenzó en forma "simultánea" e "intencional", en menos de tres horas, y sostuvo que "la situación se agravó debido a los 33 grados de temperatura y los vientos importantes" que se registraban en ese momento, aunque luego contó que, "si bien la lluvia ayudó", son "unas 200 casas afectadas".

Durante la entrevista radial, Cabandié estimó en mil las personas afectadas por los incendios, a los que calificó de "trágicos", y reiteró: "Estamos acá junto al ministerio del interior, y al de Defensa, para ayudar a los municipios a controlar la situación habitacional y social, pero también de logística".

"Ayer había 12 personas desaparecidas, y anoche apareció una que no tenia forma de comunicación, ya que en la zona no hay agua, ni servicios, pero tampoco de comunicación por eso esperamos dar con las restantes personas, y la justicia está procurando encontrarlas tambien, entendemos que se podrían haber alejado por el fuego", afirmó.

Por otra parte, el titular de la cartera ambiental dijo que "hasta ahora hay un herido grave y otras personas con algunas quemaduras, no de magnitud, por eso hoy vamos a seguir con las tareas de combate del fuego".

"Vivimos en peligro por distintas situaciones, el calentamiento global, el aumento de temperatura, la reducción de los glaciares, la falta de agua y la superpoblación. Hace unos 50 años teníamos menos personas viviendo en zonas donde hay bosque nativo o plantado y eso agrava la situacion, no se culpa a la gente que vive donde quiere, cerca del bosque, pero somos responsables como humanidad en el aumento de la temperatura, de no cuidar nuestro ambiente y afectar las condiciones de vida", concluyó. (Télam)