Brigadistas brasileños intentan contener las llamas que desde el lunes alcanzan el Parque Nacional de Brasilia, favorecidas por las altas temperaturas y una sequía de más de cuatro meses en la capital de Brasil, informaron hoy autoridades locales.

Cuarenta brigadistas del Instituto Chico Mendes de Conservación de Biodiversidad (Icmbio), responsable de la administración de los parques nacionales brasileños, y miembros del cuerpo de Bomberos del Distrito Federal, con el apoyo de una aeronave y un camión, lograron controlar en la noche del lunes uno de los dos frentes de incendios en el parque.

Según estimaciones del Icmbio, el fuego consumió hasta el momento cerca de 2.000 hectáreas del parque, y se concentra ahora en un área a aproximadamente 30 kilómetros del Palacio presidencial del Planalto, indicó la agencia de noticias AFP.

El Icmbio destacó en una nota que el incendio se produce en medio de "condiciones severas" para combatirlo, debido a temperaturas rayanas a 30° y una baja humedad en el ambiente, cercana al 30%.

Además, informaron que hasta el momento se desconoce cómo se originó el fuego.

La capital brasileña, que se encuentra en el último mes de su habitual estación seca que comienza en mayo, no registra lluvias desde hace 122 días.

El Parque Nacional de Brasilia fue creado en 1961 y abarca un área de más de 42 mil hectáreas, y en el año 2006 sus límites fueron ampliados a través de una ley.

Según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), se detectaron 33.316 focos de incendio en la Amazonia el mes pasado, el peor agosto desde 2010, con un aumento del 18% en relación al mismo mes del año pasado, que suele ser el más crítico.

Los 33.316 focos de incendio se sobreponen a los 28.060 de agosto de 2021 y, durante la jornada del 22 de agosto, al menos 3.358 incendios fueron registrados, una cifra diaria sin precedentes desde septiembre de 2007.

El número es tres veces superior al registro del 10 de agosto de 2019, conocido como el "Día del fuego", cuando agricultores brasileños lanzaron una gran operación de quemas en el noreste del país y el humo llegó hasta San Pablo, a unos 2.500 kilómetros de distancia. (Télam)